vida comiquera by Fabio Blanco

miércoles, diciembre 17, 2003

PADRES A LA CARTA

Odio las notas periodísticas sobre comics cuando llevan por título "El papá de..."

Hablamos con el papá de Mafalda!!
El papá de Yo Matías cuenta como revivir la historia de Clemente y Bartolo.
El papá de Gastón el revolú se prueba gorrito posmoderno.
Muere el papá de Barbarella (suegro querido!!)

En una ocasión fue confundida la paternidad de Larguirucho. "Hablamos con el papá de Larguirucho". A la semana siguiente la revista dominguera de La Nación debió aclarar que Hector Torino es quizás el padre de Don Nicola pero no el de Larguirucho, cuya paternidad es bien adjudicada a Manuel García Ferré. García Ferré es el creador de una historieta genial llamada "Aventuras de Pi-Pío" que los desmemoriados insisten en llamar Pio Pio con la consiguiente estampida de gallinas, que acuden en reclamo de maíz.

A veces la paternidad es compartida. Se podría hablar de donantes o de zánganos trabajando para una abeja reina que se lleva todo el crédito.

Dos ejemplos diferentes: Carl Barks y John Stanley.

Ambos grandes narradores. Ambos con un gran manejo de las situaciones cotidianas (belleza encarnada en Hugo Paco y Luis levantando la mesa y dejando caer la pila de platos en la pileta lleno de agua) y de la psiquis de los personajes.

En virtud de la brevedad, expliquemos que Carl Barks fue animador de Disney, que trabajó en los guiones de varias películas, pero se fue del estudio cuando lo único en que trabajaban era en documentales para los soldados peleando en ultramar. Entonces comenzó a escribir y dibujar comics del pato Donald, agregando detalles y personajes : Donald tuvo una personalidad, los sobrinos se hicieron más complejos, sobre todo cuando Barks los asoció al grupo tipo boy scouts de los Cortapalos (Junior Woodchucks) y les dio ese manual donde caben todos los conocimientos. Barks tambien creó al inventor Giro Sintornillos, a Gladstone, el primo asquerosamente afortunado de Donald así como la ciudad donde habitan los patos, Duckburg, en el estado de Calisota.
Por supuesto, la gran creación de Carl Barks fue Scrooge McDuck, alias Tío Rico (tambien conocido como Rico McPato, Tío Gilito, Zio Paperone, Tio Patinhas, Onkel Dagobert, Oncle Picsou, etc.), que comenzó como villano y se convirtió en un héroe cuyo fetichismo por el dinero no impide que tenga un gran corazón. Barks siempre tuvo que firmar como "Walt Disney" pero los chicos sabían reconocerlo.

De John Stanley se sabe mucho menos y creo que no ha tenido un reconocimiento posterior como el de Barks, quien al menos llegó a conocer a la legión de fans que tenía en Europa y ver como su legado continuaba bajo la rotring de Don Rosa. Stanley es el tipo que escribía y al principio también dibujaba los comic books de La Pequeña Lulú. Siempre fue Marge's Little Lulu, pero Marge (Marge Henderson Buell) solamente dibujó las viñetas originales del personaje.
Stanley tenía un sentido del humor extraño, a veces totalmente negro. Muchas de sus historias tienen una cualidad onírica. Por ejemplo los cuentos de la niña pobre que Lulú siempre le contaba a Memo (Alvin), la mente retorcida de Toby o las aventuras que le tocaban vivir al Pájaro Loco o a Oswald the Rabbit, cuando él las escribía. Una de las historias de Lulú fue censurada y levantada por que era según los editores demasiado terrorífica para los chicos, así que tomenle el peso. Tras su larga carrera (1941-1961) escribiendo Lulú (generalmente con dibujos de Irving Tripp) Stanley le dio lustre a los comic books de Nancy (Periquita) donde tambien contó aventuras muy extrañas.

Listo? Ni una conclusión sobre la paternidad? Naah, quien soy yo para sacar conclusiones? Es tarde y se me enfría el mate cocido (no es metáfora).