vida comiquera by Fabio Blanco

viernes, septiembre 10, 2004

BÉLGICA ON MY MIND

Si, estoy pensando demasiado en el comic belga. Primero redescubrí fascinado las historietas de Willy Vandersteen, sobre todo Suske en Wiske, o sea Bob et Bobette personajes que ahora cualquiera puede decir que pertenecen a la línea clara. Pero si Vandersteen se acercó tan estrechamente a ese estilo fue para encajar en la revista Tintin. Y si la revista Tintin se acercó al trabajo de Vandersteen fue porque Suske en Wiske era un éxito en la región flamenca de Bélgica mientras que a Tintin no le daban la bolilla que recibía en la parte francófona del país.

De Vandersteen me encantan lo delirante de los argumentos y el uso de temas históricos. Tendríamos que copiar sobre todo lo segundo. Desacartonar de una vez la historia y vengarnos de quienes nos obligaron a pegar una figurita de Sarmiento sobre el dibujo tan lindo que habíamos hecho en el cuaderno, donde el sanjuanino había quedado igualito a Enrique Muiño.

De Bob et Bobette hay una película muy reciente con actores, y una obra musical. Tintin (quien tambien tuvo un par de películas protagonizadas por actores en los años 60) protagoniza un musical que es para caerse sentado sobre un fetiche arumbaya. Se llama Le Temple du Soleil, y como imaginarán adapta dos albumes del reporter del jopito Las siete bolas de cristal y El Templo del Sol. Confieso que jamás le habia dado mucha bola (ni de cristal ni de nada) a los musicales modernos, a mi dame películas como Un americano en Paris o la mas grande de todas Cantando bajo la lluvia. Pero despues de ver esa página, con la escenografía de los Andes, el cóndor en pleno vuelo, Dupond y Dupont bailando, además de las canciones (la de Haddock a dúo con la Castafiore o la melancólica Milou et Moi) voy a tener que reconsiderar.
No lo imagino a Pepito Cibrian montando esta obra en castellano (Dios nos libre, la quiero en francés) ni creo que alguien jamás la traiga a Buenos Aires. Pero quedèmonos con la idea de que tambien en musicales se puede hacer algo relativo al comic.

Alguna vez llegó, si, un musical escrito por Gerard Lauzier, el de Tranches de Vie. No lo pude ver y siempre me quedé con las ganas. En una parte una mujer soñaba con su hombre adorado que terminaba siendo... el Corto Maltés.
Basta. Ahora mate cocido

(A SUIVRE)