vida comiquera by Fabio Blanco

viernes, abril 08, 2005


DAFFY DUCK BLUES

La censura es muy fea. En los últimos meses he visto mucha cosa censurada en la televisión, y de la manera menos discreta. Primero eran esos avisos donde te advertían algo como “A continuación, en nuestro ciclo cine de la tarde, Emanuelle contra las Ninjas Nudistas, modificada ligeramente para su exhibición en este horario”. Y uno se preguntaba lo obvio… “para qué pasan esa película si en ese horario la tienen que cortar?”.

Después directamente comenzaron a cortar las películas: en A&E Mundo dieron Amarcord de Fellini pero sin la escena donde la cigarrera restrega la cabeza del pibe contra sus tetas, después en Cinecanal, pasaron Los Intocables de Brian de Palma con la escena donde Al Capone le da un batazo en la cabeza a un tipo, pero cortaron donde la sangre se extiende sobre la mesa. Ayer, de nuevo en A&E Mundo, canales que debería dejar de ver, comenzaba Mucho Ruido y Pocas Nueces, de Kenneth Brannagh y William Shakespeare. Cuando comienzan los títulos hay una escena donde todos se bañan y se cambian de ropa, y se ve lógicamente algún culo y quizás alguna teta. No lo puedo decir con seguridad, porque ayer no vi ninguna, así como tampoco pude ver ningún culo. Ni siquiera les importó que se notara el corte, porque con cada culo que no se veía se escuchaba un corte en la música.

Todo esto es parte de una gran conspiración. Nos están imponiendo cánones morales que no son los nuestros. Yo no quiero volver a ver televisión de aire pudiendo ver cable. Pero si ya no puedo confiar en Cinecanal, en quién se puede confiar. Esta conjura se extiende tanto que incluso mientras escribo esto en un documento de word noto que la palabra teta está subrayada en rojo. Miro a ver que falla puede tener una palabra tan sencilla y resulta que para Microsoft Word la palabra TETA no existe… alternativas para este error, sugeridas por el programa son: Beta, neta, meta, reta y seta, ninguna de las cuales, queridas damas puede compararse a una teta.

Ok, vamos al ejemplo que me pareció que ya era el colmo. Anoche veía en Cartoon Network algunos clásicos de Bugs Bunny y el Pato Lucas ( o Daffy Duck en el original) y pasaban uno de mis favoritos, dirigido por Chuck Jones: The Scarlet Pumpernickel, en el que el pato le lee a un productor un guión escrito por él y protagonizado por un elenco estelar de personajes de la Warner. Es una historia de capa y espada con un héroe enmascarado, en donde pasa de todo hasta llegar al clímax del combate final. Pero para el productor no resulta suficiente, así que Lucas va agregando elementos: “se desata una gran tormenta”, “la presa se rompe”, “llega la caballería” (bajo el agua)… “¿Qué más? ¿Qué más?” pregunta el productor.
El volcán explota y la lava cubre mil kilómetros a la redonda”, “el hambre se esparce por todo el país” (se ve en una vidriera un solitario kreplach al precio de 100 dólares). Y finalmente el pato se pega un tiro en la sien, después de lo cuál se sienta y declara que “creo que hoy en día para poder vender un guión hay que volarse los sesos”.

Anoche en Cartoon Network el pato no se pegaba un tiro en la cabeza. Eran las once de la noche, pero de todas maneras me censuraron a Chuck Jones. Buscando hoy en Big Cartoon Data Base una base de datos al estilo Internet Movie Data Base pero enfocada en el dibujo animado) encuentro que efectivamente en versiones modernas de The Scarlet Pumpernickel fue removida la escena en la que el pato Daffy (o Lucas) se dispara en la cabeza.

Lo más triste de todo este asunto es que alguien dirá que está bien, que ese no es material adecuado para que vean los chicos. Esa misma gente se crió viendo todos los dibujos que desde hace años no se han vuelto a ver en Estados Unidos por cuestiones de corrupción… perdón, de corrección política. Ningún dibujo donde se hace alusión a la esclavitud de los negros en el sur, ni donde se hace burla de nazis y japoneses durante la segunda guerra mundial (uno de mis gags favoritos es ese donde el nazi que persigue al pato Lucas se detiene de pronto y dice Heil Hitler porque se le cruza un zorrino). Nosotros nunca sufrimos esa censura. Ahora, somos parte del mundo que la asume resignadamente aún en Cartoon Network y sabe que solo cuando compre esos dibujos en DVD va a poder verlos completos. Como el resto de sus camaradas, occidentales y calvinistas. Como “la gente decente” del mundo libre.

Los espero el 4 de Julio, con la barbacoa y el pastel de manzanas. ¿Mate cocido? No, probablemente un hot-dog y coca-cola

1 Comments:

Blogger Fabio said...

-----
(traté de subir esto anoche, pero blogger andaba muy mal, andaba completamente, loco, por no decir que no andaba. El tip que dan hoy es que eliminen las cookies de la computadora. Yo lo hice y empezó a funcionar bien. Espero que el consejo le sirva a alguien más. FABIO)

10:36 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home