vida comiquera by Fabio Blanco

sábado, abril 30, 2005

¡GLA-DIA-DOR!

Continúa mi accidentada maratón Astérix. Esta vez con Astérix Gladiador, un ejemplar publicado por Editorial Abril que data de...1974? Está bien cuidado pero se le notan las años y la inexperiencia de su dueño cuando lo arregló con esa cinta adhesiva de primeros auxilios, con la que se pegan las gasas. Debería comprarme uno nuevo o usado pero de Grijalbo, como para no tener que zarandear esta reliquia.

Me estoy dando cuenta de la cantidad de detalles y juegos de palabras que uno se pierde en la traducción, pero la culpa es de la página Astérix Le Gaulois, que hace un estudio concienzudo de cada broma, cada cita literaria, cada persona real homenajeada en los álbumes. Quizás no es el sitio con mas imágenes, pero es uno de los más interesantes, porque se concentra más en esos datos que nos inquietan a los obsesivos que (por ejemplo) en la remanida lista de idiomas de Astérix en el mundo.

Decía que tendría que comprarme una edición de Grijalbo de ese álbum, y otra razón para eso es que muchas de los cuadros de texto ("recordatorias" diría HGO) están sin texto. Incluso está sin voz Asuranceturix cuando lo atrapa la patrulla romana. Recuerdo que en algún momento este álbum (que fue el segundo en aparecer, luego de La Hoz de Oro) se vendió como saldo (jaja tan luego éste, donde aparecen los comerciantes de la galera fenicia). Había pilas en cada kiosco de revistas e incluso mi primo llegó a mostrarme uno como si fuera su gran descubrimiento, cuando yo tenía unos cuantos Astérix y lo conocía desde la publicación de Astérix el Galo en la revista Anteojito.

Ah! Si hubiese sabido lo valiosas que se volverían esas ediciones para los coleccionistas de otros países. Cualquiera puede conseguir las numerosas ediciones españolas. Pero esa breve colección Nueva Historieta de Editorial Abril es hoy en día una rareza. Se me ocurre que es otra de las cosas que habría que cambiar. No estaría mal darle una nueva y gloriosa razón a los coleccionistas para volver sus ojos sobre Argentina.
Ok, ok... escucho excusas de los editores. Hagan cita con mi secretaria así me vienen a contar todas sus desgracias y el por qué eso o aquello "no se lo vendés a nadie".
Avisen con tiempo así me pongo perejil en las orejas.

Ah, este es el primer álbum en el que aparecen los piratas, que, no recuerdo si lo comenté antes, pero son una sátira de Barbe-Rouge, otra historieta de Pilote, escrita por Jean-Michel Charlier y dibujada por Victor Hubinon. Si la llegan a leer, por ejemplo en una vieja (y maravillosa) revista española llamada Viñetas, descubrirán que Goscinny parodiaba todo: el pirata pelirrojo, su hijo Erik, el viejo lisiado y latinista, el fiel marinero negro (que es mucho menos macizo en el dibujo animado que pasan por el canal Magic Kids).

Como Astérix es internacionalmente más famosa, Barbe-Rouge pierde un poco de seriedad cuando uno compara personajes. Pero bueno, la intención de Goscinny siempre fue hacernos reir. Y lo sigue logrando.