vida comiquera by Fabio Blanco

martes, abril 05, 2005

UN COMIC ANTES DE DESMAYARME.

1. Antes del desmayo.

Por supuesto una de las tantas formas de sabotear mi maratón Astérix fue... ponerme a leer un Astérix fuera del orden cronológico que me impuse. Pero no sé si hice demasiada trampa. Primero porque no lo terminé de leer y segundo porque está en Esperanto, y el lenguaje del doktoro Zamenhoff es uno que no termino de dominar.

No es raro que haya historietas en Esperanto, y menos que menos tratándose de Astérix, porque ya se sabe de la fascinación de los coleccionistas respecto a "los idiomas de Astérix en el mundo".

Es más, este Asterix en esperanto lo conseguí de un coleccionista alemán a cambio de un ejemplar de "El Combate de los Jefes" publicado por Editorial Abril. Porque esos pocos números aparecidos en la colección Nueva Historieta son muy codiciados (qué palabra fea!) en Europa. Allá circulan en español los de Grijalbo, pero estos que dejaron de salir entre el "Rodrigazo" y el golpe del '76 son una rareza.

Algo que me resulta extraño es que de pura casualidad los albumes que tengo en otros idiomas son ejemplares de Astérix en los Juegos Olímpicos. Tengo uno en alemán, de la época en que me volvía loco comprando en la librería Goethe. El que tengo en castellano es de la época en que Abril los publicaba en un papel modestísimo y con tapa de papel. Nunca me animé a comprar La Cizaña, que apareció en esa época; el ejemplar de Asterix en los Juegos Olímpicos debe tener todavía la cartulina que le pegue en la contraportada para que se pareciera más a un álbum.

Tampoco compré un ejemplar de esa aventura en las ediciones de Grijalbo. No se por qué.

Algo más sobre mi ejemplar de El Combate de los Jefes (no confundir con el que compré para el alemán, no estoy tan loco): recuerdo la tarde y el kiosco de revistas en que lo compré, y que me sorprendió que tuviera papel satinado. Como fue el último de Editorial Abril que gozó de ese formato siempre supuse que había sido una especie de despedida a todo trapo. Qué se yo.

En esa aventura hay también (en la feria que se arma alrededor del ring) un cameo del Marsupilami, el animalito creado por Franquin en las historietas de Spirou. Fue una aparición que me decía que todo lo que yo venía relacionando a través de un estilo de dibujo empezaba a tener sentido. Mi nacionalidad se estaba tornando "franco-belga".


2.Eeeeeeeeeh!!!! VUELVAN!!!

No pude postear nada entre ayer y hoy porque estaba ocupado con un laburo que mi propia estulticia hacía interminable y porque las veces que intenté entrar a Blogger no funcionaba muy bien (es mi historia y me pienso atener a ella, señor Juez). Pero no pude dejar de notar que el contador lleva unas 57 visitas de gente que habrá esperado ver alguna cosa nueva. Ayer era posible que alguien no hubiese leído lo que subí el domingo sobre Töpffer pero hoy estuvo lo mismo que ayer.

En fin, era a modo de disculpa con la gente que pudo haber entrado buscando (equivocadamente) algo interesante. Hablar de por qué uno no subió nada al blog es el tema más aburrido que se puede llegar a tocar en un blog.

Antes de desmayarme de cansancio quería comentar que encontré en internet estadísticas sobre este blog. ¿Cómo es esto? Antes de poner ese contador tan canfinflero ensayé con otros que no me gustaron tanto. Puse uno y después lo cambié, pero parece que las estadísticas siguieron evaluando la página desde el sitio de la empresa, sin importar que no estuviese usando el contador de ellos... Eso nos enseña lo poco que se tiene en cuenta a los contadores dentro de las empresas.

(Y supongo que tendré que reinstalarlo en su puesto y quizás hacerle un regalo empresario. Pobre contador!)

3. Me desmayo..

PLOP! ¿hacia adelante pegando la pera en el piso y arqueandome como una suela o de espaldas rompiendome la parte occipital del cráneo?
Siempre pensé que eso tenía que doler, sobre todo lo de pegarse la pera contra el piso. Auch!
Ma' que mate cocido? Un poco de mertiolate!