vida comiquera by Fabio Blanco

domingo, abril 03, 2005

A VECES PIENSO EN TÖPFFER

No, gracioso, no es un chocolate. Rodolphe Töpffer (1799- 1846) fue un escritor y dibujante que a principios del siglo XIX comenzó a hacer historietas, aunque sus tiras no usaban globos sino didascalias (esas leyendas debajo de las viñetas como las de El Principe Valiente. Töpffer era un comiquero vergonzoso que no se animaba a publicar sus comics, hasta que nada menos que Goethe, por entonces más una institución que un instituto lo animó a hacerlas conocer. He ahí una influencia masónica en la historia de la historieta.

Así comenzaron a aparecer sus libros, que al principio se vendían en una versión alternativa sin dibujos. Pero bueno, no era muy diferente de lo que sucede ahora con las adaptaciones de comics al cine y las adaptaciones a comic de películas que adaptan comics al cine. Los libros de Töpffer quizás no sean los primeros comics europeos, pero son un antecedente de los álbumes de hoy. Incluso el primer libro de historietas (¿alguno quiere arriesgarse a decir la primera novela gráfica?) que apareció en Estados Unidos fue la traducción de uno de sus libros, The Adventures of Mr. Obadiah Oldbuck, llamado en su idioma original (M. Vieux Drink).

¿Y por qué me estuve acordando de Töpffer, que aunque era suizo no era un chocolate ni fabricaba relojes cú-cú? Porque tengo un libraco enorme y hermoso que compré a 100 pesos (estaba en oferta) y que recopila sus seis libros, aunque del primero (M. Vieux Bois) los editores eligieron inteligentemente la segunda edición de 88 páginas, y que está mucho mejor dibujada que la primera edición.

Para que no me envidien tanto por tener ese libraco que suelo releer las noches de lluvia, busqué algunos links en internet que reproducen páginas tanto de las dos versiones de M. Vieux Bois, como de Mr. Obadiah Oldbuck.
Creo que sólo la versión más antigua del primero puede leerse completa, y el segundo fue publicado a través de la página de noticias Scoop , pero rastree las tres entregas en sus archivos. Nunca será tan cómodo como leerlo en un libro, pero eso es un asunto que alguna vez tendrá que resolver algún editor.

Mate cocido? Me vendría mejor una ducha...

1 Comments:

Blogger Federico said...

Fabio:
Me alegra que el blog se mueva, aunque sea tanto más amable que otras intervenciones suyas.
Y ya que hablamos de amabilidad: lo odio con fervor malsano. ¿De dónde sacó un libro de Töpffer? Töpffer es un grande: de esas cosas "primitivas" pero que se pueden leer sin hacer concesiones del tipo "está bueno para la época".
En fin: si la envidia fuera tiña, etc.
Federico

11:15 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home