vida comiquera by Fabio Blanco

lunes, mayo 02, 2005

ALGUNOS DATOS ABURRIDOS

Mas tarde o mas temprano lo iba a tener que aclarar, así que acá van algunos datos sobre esos "botones" de la columna lateral. ¿Pensaron que algo tan anti-estético tenía que ser completamente inútil? No, no, ya les explico.
De abajo hacia arriba:

Blogwise es uno de tantos directorios de blogs. Aunque el link de Virus Mental* todavía no tiene una imagen, por lo menos aparece. Señores dueños de comiquerías, aprendan de esta gente que hace figurar la dirección de su blog en una lista, y pongan el número de teléfono y dirección de los locales en las Páginas Amarillas, que para eso están, caracho.

Blogdir es el directorio pionero y argento por excelencia. Antes era divertido renegar tratando de encontrar Virus Mental*. Ahora lo encontrás al toque. Además les viene bien a todos los que quieran saber qué corno es un blog [esto] y para qué sirve [para nada].

Tebelogs. ¿Tengo que explicar qué es? Es una idea inteligentísima, la de tener una página que avisa cuando se actualizan los diversos blogs de temática comiquera. Eso es marketing, ofrecer el producto donde están los consumidores. Estoy muy marketinero. Si Benedicto Palpatine me desmarketiniza un buen desmarketinizador será.
Y siguiendo hacia arriba aparecen los feeds portales de lectura o como demonios era que se llamaban. Sirve para ver y leer las actualizaciones de todos tus blog en una sola página.
Kinja es uno de ellos y el loguito que aparece ahí directamente agrega este blog a tus lecturas en ese sitio.

Bloglines funciona igual, aunque creo que está desde hace más tiempo y es más conocido. En todo caso, el botoncito es como en el caso anterior para subscribirse directamente y recibir las pavadas que escribimos acá como si fueran noticias de la guerra de Crimea (¡vamos ganando!).

Y último pero no menos importante es Botablog, el único sistema que probablemente yo entiendo del todo y que es lo que quería explicar. En este caso uno se suscribe escribiendo su dirección de mail y recibe luego la noticia de las actualizaciones en su casilla de correo. No, no en la estafeta. En la casilla de correo electrónico...

En fin no quería gastar tanta saliva en estas aclaraciones que siempre son odiosas. Prefiero la oscuridad, la ambigüedad y el café con unas gotitas de limón... ¿y qué?