vida comiquera by Fabio Blanco

viernes, mayo 06, 2005

DAN COOPER MURIÓ POR NUESTROS PECADOS

A veces tengo miedo de que este blog termine convirtiendose en un diario de sueños. Ya se sabe que hay un precedente para algo así. Rick Veitch convierte sus sueños en historietas que después recopila en libros. Mirá vos que tipo, labura mientras duerme.
Bueno, tuve una pesadilla horrenda el otro día, era el fin del mundo o un ataque sobre Sudamérica, la cuestión que un avión con una especie de turbina a modo de trompa se hundía en la tierra, y yo estaba seguro que lo que venía después era una explosión atómica y la muerte. Pero no, lo que viene después es que uno se despierta y trata de dormir. A veces la pesadilla vuelve, pero en este caso no fue así, sino todo lo contrario.
Tuve uno de esos sueños donde comprás o conseguís (¿qué mas?) un comic, pero cuando te despertás te das cuenta de que no está bajo la almohada.

Esta vez soñé que me regalaban un puñado de revistas Lúpin , pero a diferencia de otras ocasiones, no recordé enseguida el sueño. Recién a la tarde, mientras tomaba un café y terminaba de ver Gilmore Girls, recordé que en algún lado había dejado unas Lúpin nuevitas. A diferencia de un amigo que tenía, nunca me interesaron los planitos y chirimbolos electrónicos descriptos entre historieta e historieta (pero tampoco los entendía). A mí me gustaban los personajes, no sé si todos, pero recuerdo que Mosca Kid era uno de mis favoritos y que de Bicho y Gordi (esto te lo va a decir todo el mundo) me gustaban las chicas. Héctor Mario Sidoli (que firma Dol o Tito Sol) dibuja unos minones impresionantes (claro, si dibujaba en Rico Tipo) con el trazo de lo que parece una rotring 02. Además eran mujeres prohibidas, por una u otra razón: o se trataba de la mujer de Saltapones, de alguna novia de Bicho y Gordi o lo que es peor de la robot femenina de Resorte. Confieso que era la que más me gustaba, pero era un poco perturbador tener fantasías con una mujer metálica, por bien anatómicamente constituída que estuviese.

Como decía, me gustaban las historias de Mosca Kid un boxeador, como mi viejo y con algo de Nicolino Loche . Cómo en las historias de Lúpin, siempre había buena acción y misterio. Ahora que lo pienso, los dos personajes de Guillermo Guerrero tienen profesiones que me gustaría hacer si no fuera porque no me gusta que me rompan la cara ni alejarme mucho del suelo. Siempre dije que me gustaría conducir un dirigible, pero viste, todo no se puede.
Volviendo a aquel día, me avivé tarde que no tenía las revistas que había soñado. Tengo que hacerme pronto una nueva colección a ver que pasa hoy en día en Lúpin. Confío en seguir sin entender los planitos.

Respecto a la pesadilla también recordé algo, que el avión que yo había visto era idéntico al que aparece en la tapa de un álbum de Dan Cooper publicado (calculo que en los años 60) por Editorial Atlántida. Sí, si, se publicaba en Billiken y la misma editorial lo publicaba después en un álbum de la colección "Las Mejores Historietas". El título del que yo tengo, de donde salió el avión pesadillesco es El Muro del Silencio. Y por si querían saber, figura el nombre del autor, Albert Weinberg, y Dan Cooper pilotea su segundo Triángulo Azul.

Si en algún sueño encuentran revistas de Lúpin o álbumes de Dan Cooper que tengan repetidos, pasen por mi sueño, que yo atesoro incluso lo intangible.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Nunca en mi vida leí una Lúpin. ¿Valen la pena? Si decís que sí, hoy me compro una cuando pase por algún kiosco, así que hacete cargo de tus responsabilidades...

Salut, dinero et amor,
-Fran López

12:21 p. m.

 
Blogger Fabio said...

Bueno, Fran, si nunca leíste una podés probar a ver si te gusta por lo menos los dibujos, no creo que no valga la pena conocerlos. Además te puse algunos links donde podes ver algo, de lo que trae.

Si encontrás un kiosco donde la vendan, avisá... es un tema que me preocupa, saber que sale pero no verla en los kioscos.

Moscato, pizza y fainá,
Fabio

6:20 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Sí,los dibujos tienen su ondinha, pero quería ver si como historieta me vale los dos pesos (ando algo corto de efectivo, verá ud). Un lúpin que no compro + un alfajor que no como + un par de viajes en colectivo que mejor hago caminando + alguna salida que prefiero no hacer se me hacen un asterix en menos de lo que pensás.
Ultimamente estoy pensando TODO el dinero que gasto y que no gasto en Asterixes, que es la mejor unidad monetaria que hay.
$10 = 1 Asterix de los que me faltan en cualquier librería de Corrientes.

Igualdad, libertad y fraternidad,
-Fran López

1:45 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Yo recuerdo que la historieta "Dan Cooper y el misterio de los platos voladores" para mi fue una revelación en contenido, la trama fue atrapante, y los dibujos excelentes. ¿Sabras por casualidad decrime donde pueden llegar a vender la aventuras de Dan Cooper en castellano
Un abrazo
Jorge

8:19 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home