vida comiquera by Fabio Blanco

lunes, mayo 30, 2005

NOTICIERO ESPELEOLÓGICO

Una cosa es reseñar Lúpin (sí, bate records en las menciones de esta humilde página) desde el cariño y la evocación y otra muy diferente hacerlo a partir de una pila de ejemplares que ni recordaba que tenía.
Pasa que durante mucho tiempo las leí de prestado, evitando que el muy bestia de mi vecino las despanzurrara para pegotear las notas de electrónica en una especie de manual casero. Seguramente porque el muy atorrante era demasiado amarrete como para comprarse los planitos. O porque simplemente le gustaba la electrónica más que la historieta.

En fin. Juro que había olvidado completamente que tenía estas revistas, que datan de los años 70. Me divierto mucho leyéndolas, lanzo carcajadas frecuentemente, sobre todo con las historias de Tito Sol /Dol, (o sea Héctor Sidoli) que siempre tiene una relación muy afectuosa con el absurdo. Se nota que intenta un estilo menos delirante cuando dibuja Resorte para diferenciarlo de Bicho y Gordi, que ya desde los avisos en la espalda del Bubi hasta la remera con la cara del autor es un delirio.
Las coincidencias están en el tratamiento de los personajes, sobre todo en la relación de los jovenes y los viejos: un camionero que lleva al Gordi unas pocas cuadras le dice que es un vago que no quiere caminar, aunque el pibe (que ciertamente es un vago) agradezca con amabilidad y esté volviendo sobre sus pasos para asegurarse de que otro adulto no esté en peligro.

Pasa algo así en Resorte, donde el Profe asume tranquilamente que es viejo, y de ninguna manera cree otra cosa. No lo obliga a Resorte a que lo ayude, y parece que no le importa mucho.
Algo que me divierte muchísimo es el carácter imperfecto de los personajes: hay una escena donde Resorte quiere sacarle fotos a unos chicos, pero junto a unos árboles. Y como los chicos (que están jugando a la pelota) no se quieren cambiar de escenario, no les saca nada, acusándolos de no tener sentido artístico.

Las historietas de Guillermo Guerrero las voy apreciando más, cuanto más las leo. El mundo de sus personajes es un poco menos caótico que el de Tito Sol y me encanta como conviven en la misma revista: Mosca Kid dona sus ganancias a un orfanato cuando cree que no ganó justamente una pelea; Lúpin se arriesga en misiones comunitarias, siempre pensando en el bienestar general. Además le encanta la historia, en particular la de su familia.

Puede sonar a chiste, pero Guerrero cuenta excelentes historias de guerra. Son las que protagoniza el padre de Lúpin durante la Segunda Guerra Mundial. Realmente me encantan, primero porque se nota que están muy bien documentadas y segundo por como está bien aprovechada cada escena de acción. Quiero descubrir más de esas historias y me pregunto si Sidoli y Guerrero habrán pensado en editar recopilaciones de algunas de las aventuras que dibujan.

Bueno, basta por ahora. Dentro de poco se viene el homenaje a la revista que organiza el Museo de la Caricatura y supongo que habrá mucho mas para hablar sobre el tema. O no, porque unas cuantas cosas habrá que mantener en secreto.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Lúpin!!!!, que groso!!, recuerdo haber tenido una pila interesante de estas tiras, lo glorioso era ademas todos los planitos que venian dentro que te incentivaba a meterte a estudiar fenomenos fisicos y mecanicos, muy copado, es mas, ahora que recuerdo, fui a la redaccion y compre varios ejemplares ahi mismo, relamente muy groso!!!!

Beto

4:11 p. m.

 
Blogger Fabio said...

Y siguen estando en la misma redacción, Beto! Este año cumplen cuarenta con la revista. Nada más que ahora aparte de los planitos venden CD-ROMs con los primeros números...
Yo tengo muchas ganas de pasar a saludar... seguirán vendiendo las remeras??

4:26 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home