vida comiquera by Fabio Blanco

jueves, junio 23, 2005

EL PAQUETE MISTERIOSO

Hace poco me puse a buscar el par de revistas Lúpin que recordaba que tenía y descubrí un paquete con una decena o más de ejemplares. Ahora sucedió un episodio tanto o más misterioso que seguro está relacionado con aquél.

Ayer, golpearon la puerta a la hora en que estoy mirando Seinfeld. Seguro que a todo el mundo le pasa, que cuando se está bañando llaman a la puerta. Bueno, a los que se bañan. Como nadie se salva a mí me sucede mientras miro Seinfeld.

Era el cartero. No Newman, el enemigo de Jerry, sino uno de un correo privado que traía un paquete. Estaba envuelto en papel madera (el paquete, no el cartero) y una estampilla con la cara de Alfredo Casero. La fecha del matasellos era del 2 de febrero de 2012. En el remitente figuraba el mismo nombre que en el destinatario: mi propio nombre.

Había una nota escueta que decía “Fabio: encontré esto revolviendo cajas y te lo mando. Fabio”, y una caja con varias revistas, entre ellas las dos Lúpin que buscaba el otro día.
Eran casi todas apaisadas: Capicúa, Afanancio (dos creaciones de Adolfo Mazzone), Desventuras de Larguirucho, un ejemplar Correrías de Patoruzito, una Aventuras del Capitán Piluso y por lo menos 3 números de la revista Popeye que en es mismo formato recopilaba tiras de Bud Sagendorf y Bela Zaboly.

Entre las que no son apaisadas, pero entraban perfectamente en la caja había una de Rip Kirby de la Editorial Dólar, quizás la única que reconozcan los españoles que pasan por acá y pispean un poco. Exactamente, se trata del número seis de la Colección Novelas Gráficas (sí, otra vez ellos lo inventaron antes) para más datos -inútiles- la serie azul. El título es "El final de la pesadilla" y en la tapa tiene a Desmond tropezando con unos cubos de letras pintadas. Ya se sabe, el tipo de problema con el que topa un ex convicto metido a ayudante de detective.

El librito tiene 64 páginas y no estaría mal si no fuera por lo chapuceramente (se me pegó lo castizo) que estan puestas las tiras. Vamos, que para semejante chungada lo mismo la publicaban apaisada, hombre.
Pero en fin, no está del todo mal, y a pesar de la pobre impresión (no la mía, sino la de tinta), es Alex Raymond.

Dejo algunas cosas para comentar después. En el paquete estaban creo que los dos únicos números de un personaje gauchesco muy divertido. Quiero releerlos y preguntarle algo sobre él a su autor. Sobre Capicúa y Afanancio y otros personajes de esas revistas, como por ejemplo El Doctor Pavura trataré de decir algo más adelante. Esta manía de poner enlaces a todo me demuestra lo poco que hay sobre algunos lugares fundamentales de nuestro arte.

No puedo irme sin elevar una queja a mí mismo. Ya que me molesté en mandarme comics desde el futuro, podía haber mandado también uno que otro billete, no? Andá a saber los eurodólares que estaré debiendo en las comiquerías allá por el 2012.