vida comiquera by Fabio Blanco

viernes, julio 15, 2005


DESOLACIÓN REVISITADA

Hace poco, dimos nuestra interpretación acerca de ciertos elementos de Desolation Jones, el nuevo comic escrito por Warren Ellis y dibujado por J.H.Williams III (alias el quía que dibujaba Promethea). Parece que con algunas cosas obvias la pegamos mientras que con otras la pifiamos... mas o menos.

Ellis ilustró estos datos hace unos días en una especie de comentario de DVD que escribió en su página web. Creo que es algo que también tendrá Fell, el comic autoconclusivo y económico que dibujará Ben Templesmith. Típico del autor pensar que elementos populares de otros medios son aplicables al comic.

Volviendo a Desolation Jones. La pifiamos con la supuesta referencia a Jerry Cornelius. Eso pasa por confiar y no guglear cuando hay que guglear.
Una búsqueda cuidadosa del nombre Jeronimus Corneliszoon nos hubiera dirigido al personaje histórico o a una novela contemporánea que se ocupa de su persona. Dice Warren Ellis:

Algunas personas me han preguntado si el nombre Jeronimus Corneliszoon es una referencia a Jerry Cornelius. No lo es.
Jeronimus Corneliszoon es un personaje histórico, un holandés hereje y loco que en 1600 creó una sociedad -a la manera de El Señor de las Moscas- basada en el terror y el asesinato de masas, sobre un buque encallado en la costa de Australia. Recuerdo que Matt Fraction me lo mencionó, y que el lo oyó de Christopher Sebela quien supongo que estaba leyendo Batavia's Graveyard. Suelo mantener un archivo de nombres interesantes. Este surgió después de que Fraction y yo dejáramos de jugar con él y de que él [Fraction] renunciara a llamarse a sí mismo Beat Jeronimus Corneliszoon.

En lo que sí acertamos, pero que no es mucha hazaña después de tanto leer e interpretar por cuenta propia y luego para la benemérita facultad de Letras la obra de Raymond Chandler fue en la reinterpretación del famoso primer capítulo de El Sueño Eterno (The Big Sleep). Dice Ellis:

La mayoría de mis corresponsales ha identificado correctamente esta escena como inspirada por The Big Sleep de Raymond Chandler. Cuando me di cuenta de que estaba escribiendo algo detectivesco situado en L.A. supe que Chandler iba a aparecerse en el camino. Así que dije "al diablo" y decidí usar a Chandler en el bloque del comienzo, llevándolo (esperemos) hacia un nuevo territorio. El otro indicio visual para esta escena fue el primer y soberbio film de Guillermo del Toro, Cronos. Mirenlo y verán lo que quiero decir.

Ellis también comenta algo sobre la parte pornógráfica de la historia. En qué se basa la idea de una película porno amateur protagonizada por Hitler y el nombre Filthy Sanchez. De todo eso que ustedes verán por su cuenta nos queda que el rostro del personaje mencionado corresponde a la de la escritora y amiga del autor, Susannah Breslin, quien durante cierto tiempo estuvo fascinada por cierto tipo de pornografía. ¿Estoy siendo demasiado prudente? Gracias, es otra de las formas de la obscenidad.

Queda un elemento que se nos había escapado pero nos parecía muy familiar. Al menos yo estoy seguro de haber visto la Chemosfere antes. Se trata de esa residencia aérea habitada por el protagonista.
Ellis nos dice que fue "diseñada y construída por el visionario arquitecto John Lautner en 1960. Creo que el editor Benedict Taschen vive en ella en estos días."
También dice que lo eligió para darle a Jones un hogar que se destaca sobre las colinas de Hollywood pero lo diferencia, como a un extranjero ilegal que es. Claro que a lo mejor estoy traduciendo mal la palabra "alien".

De estas cuestiones arquitectónicas hay bastante más. Por ejemplo el concepto de supermodernismo, un término acuñado por Hans Ibelings utilizado para "edificios construídos sin contexto o información integral". Ellis dice que un ejemplo de ello son los aeropuertos. A mí la definición me recuerda a los partidos del oeste vecinos al mío, donde junto a las tradicionales casas bajas te encajan un departamento como caído del culo de King Kong, o un shopping mall instantáneo de los que decía Garfield. Si de casualidad usted, señor bajista de Benzedrine tiene una novia fascinada por la arquitectura, debería llamarle la atención acerca de este comic.

Eso es todo por ahora. A mí ya me dan ganas de releer el número 1 de Desolation Jones mientras espero el 2, mientras espero Fell, mientras me pregunto qué espero para escribir algunas cosas que me rondan en la cabeza. Ese es el problema con los librianos, mientras esperamos el momento propicio para escribir la segunda parte del Quijote, viene algún Avellaneda a madrugarnos, y después hay que empezar de cero. Con permiso, tengo que vaciar algunas palanganas.