vida comiquera by Fabio Blanco

martes, agosto 30, 2005


CORONAS Y CRUZADAS

Hace un tiempo atrás recomendé con fervor una historia de Tío Rico (Uncle Scrooge), Donald y sus sobrinos titulada A letter from home. Sigo creyendo que es una de las aventuras más apasionantes de las escritas por Don Rosa.
Es cierto que en el centro de la trama está la búsqueda de un tesoro, pero hay mucho más, que tiene que ver con el carácter de los personajes creados y recreados por Carl Barks y la manera tan inteligente que tiene Rosa de representarlos.

Por eso y por razones que (como titulaba Cervantes) se sabrán cuando se lea, A letter from Home es una historia que le puede tapar la boca a quienes piensan que Tío Rico representa en sí mismo el afán de lucro, en el más llano de los sentidos.

(Mientras escribo esto recuerdo que hace unas semanas atrás, tuve la suerte de hablar con Quique Alcatena acerca de estos personajes, cuando visitó Punto de Fuga, la comiquería mas trendy y cool de Buenos Aires)

Pero la historieta anteriormente recomendada es una secuela de otra que se llama The Crown of the Crusader Kings (La Corona de los Reyes Cruzados) y en la cual Don Rosa utiliza elementos de otras dos historias de Barks (The Lost Crown of Genghis Khan y The Fabulous Philosopher's Stone) . Así que si no la leyeron todavía aprovechen y comiencen desde el principio.

Lo genial es que Don Rosa utiliza los mismos elementos de El Código DaVinci de Dan Brown (mitos y datos históricos que son conocidos desde hace mucho tiempo) pero sin duda Don es mejor que Dan a la hora de contar una buena historia.

Todas las mencionadas están en Donald Duck Comics el mejor recurso para estos comics hasta que vuelva la dorada época en que se podían leer en Argentina y sobre papel.
Ya saben: siempre habrá otro arco iris.

lunes, agosto 29, 2005


SHIGERU SHUGIURA

Así se llama uno de mis mangakas favoritos, a quien lamentablemente no he podido leer en algun idioma que yo sepa entender. Tengo un par de tomos dedicado a uno de sus raros personajes, un ninja que aplica la famosa técnica del kawarimi (vos pensás que atrapaste a un ninja y en realidad tiraste tu red o tus shuriken sobre un tronco o un plato de ravioles) que tanto se suele ver en el Kamui de Sampei Shirato. Pero este personaje va mucho más allá y se transforma en objetos, en animales o monstruos absurdos. A veces la transformación incluye al paisaje, y los personajes convertidos en estrellas de cine (James Dean, Elvis Presley) se mueven por un paisaje de western donde inopinadamente puede hacer su aparición la caballería.

Esas historias, por el estilo y los personajes me recuerda mucho al Pi-Pío de García Ferré y a las escenas multitudinarias que solía dibujar don Héctor Torino.

Que mal no acordarme el nombre del personaje, pero bastante hazaña fue descubrir el nombre de un autor al que solamente tengo en japonés. Todavía no he descubierto la identidad de los otros autores que sin embargo he disfrutado mucho siguiendo solo la secuencia de las imágenes: son parte de una colección publicada por la editorial que tenía Osamu Tezuka en los años sesenta (si no me equivoco). Por lo menos se llama Mushi, como el estudio de animación que Tezuka tuvo y perdió (estos pioneros de la historieta siempre con problemas financieros).

El otro autor identificado y que se convirtió en otro favorito es Chiba Tetsuya, famoso por su comic de boxeo Ashita no Jo (Joe del Mañana) pero que yo (por ahora) identifico con ejemplos de shojo manga anteriores al mas o menos reciente boom de guerreras mágicas. Una historieta como Mama No Viorin (El violín de Mamá) funciona tan bien que uno puede seguir fácilmente la trama sin siquiera entender el idioma. Estoy seguro que quienes disfrutaban en occidente de los comics de romances por la época en que apareció (finales de los cincuenta) lo hubieran disfrutado muchísimo.

Ayer, viendo un documental sobre la casi certera posibilidad de que haya no algunos, sino muchísimos mundos habitados, me sentí insignificante. No por la inmensidad del espacio, sino por la variedad de historietas que deben estar publicando en otros planetas y que no voy a ver nunca.

Pero si apenas podemos conocer una pequeña porción de los comics japoneses... ¿dónde vamos a conseguir comics extraterrestres? ¿los bajamos de internet?

jueves, agosto 25, 2005

VINI, VIDI, VERNE

Hace más de dos décadas, la revista de ciencia ficción El Péndulo, en cuyas páginas aparecían cuentos, ensayos y reseñas sobre el género, serializó El Demonio de los Hielos, de Jacques Tardí, una historieta en la que el dibujante homenajeaba a Jules Verne y a las bellas ediciones en que era publicado en el siglo XIX.

Tardí no solo urdía una trama en la que sabios despechados buscaban vengarse del mundo a través de sus inventos, sino que también imitaba la textura de los grabados de Edouard Riou o George Roux. Es un comic que hace mucho que no releo, aunque recuerdo que me gustó mucho más la idea de hacer algo así que la historia y su resolución. Es un álbum cuyos personajes vuelven a aparecer en otras historietas de Tardí, si mal no recuerdo, en Adieu Brindavoine y en la serie de Adéle Blanc-Sec.

Pero si recordé esa historieta fue porque ayer en TV5, enganché una película muy rara, y que debo confesar que no conocía, aunque estoy seguro que en algún programa dedicado a la animación habrán mencionado al director, Karel Zeman. Esta película llamada Vynalez zkary (Aventures fantastiques para los franceses) está basada en un libro de Verne que se llama Bajo la Bandera. Lo raro y maravilloso que tenía eran los decorados evidentemente planos, de madera o cartón pintado que reproducían las ilustraciones de los libros. También había animación, utilizada sobre todo para las escenas submarinas (donde aparece una mezcla de bicicleta y batiscafo que también creo haber visto en la historieta de Tardí).

La trama gira (para usar un cliché) alrededor de unos piratas modernos que secuestran a un científico, Tomas Roch, inventor del Fulgurador Roch, un poderoso explosivo en el que se ha querido ver una premonición de la bomba atómica.

Pero bueno, me encantó descubrir algo que no conocía y quedé fascinado con la idea de que se podría copiar algo así, esos escenarios naif hechos de cartón, pero tan hermosos y tan bien utilizados que son coherentes con la historia. También me quedó la sospecha de que Tardí se haya inspirado tanto en esta y otras películas de Zeman como en las ilustraciones originales.

Después de todo, el mío es solamente un descubrimiento personal: la película es de 1958, cuando ganó el Grand Prix du Cinéma en la Exposition Universelle de Bruxelles.

Me voy tratando de imaginar qué historieta quedaría perfecta con esa técnica, cuyo equivalente moderno son los decorados digitales de Sky Captain and the World of Tomorrow que homenajean a dibujantes como Frank R. Paul y a otros artistas del pulp.

Alguien desde la platea grita Sin City. Siempre hay un piola entre el público

martes, agosto 23, 2005



VALIENTE

Supongo que se viene el diluvio universal, porque sigue lloviendo. Tanto que incluso Warren Ellis se queja en su página por lo mismo. O sea que hay una lluvia continua, en Buenos Aires como en Escocia.
Por no desacomodar la inestable pila de comic-books que crece junto a mi cama fuí hasta la biblioteca y me traje uno de los libros de El Principe Valiente que tengo desde hace tiempo y que nunca leí. No son álbumes de historietas, sino las adaptaciones de Max Trell, que aparecían en la colección Robin Hood.

Bueno, tengo que decir que la prosa de Max Trell que también escribió historietas, no está nada mal, aunque se trate de una reescritura de Harold Foster.
Lo que resulta insoportable es el hecho de que las imágenes se vuelvan superfluas. Es decir, no están concebidas como ilustraciones, sino que es arte secuencial sin globos pero con sus propias reglas de lectura. Presentar diferentes cuadros de las páginas, incluso agregandole una leyenda al pie es criminal.

Mientras leía me veía en la paradójica situación de no querer mirar las hermosas ilustraciones de Foster, que dibuja una Galia Cisalpina bastante parecida a Arizona, y quedarme solo con el relato escrito. A la vez pensaba cual sería la solución de un diseñador con un poco más de tino para aprovechar mejor los cuadros de la historieta. Recordé esos libros de Bonanza, Rin-tin-tin (y también el Capitán Trueno) en los que se alternaba una página de texto con una página de historieta. El resultado era una novela completa con una historieta que leída en solitario quedaba bastante sosa. Pensé en algo parecido a como imaginaba los delirantes comics renacentistas del otro día. Una secuencia narrativa basada en la imagen, apoyada y significada por el texto, a la manera de His Name is... Savage!, la novela gráfica de Gil Kane. Pero no había tu tía: la única solución aceptable era dejar la historieta como estaba o concebir ilustraciones basadas en los momentos más dramáticos de la historia contada por Max Trell. Lo cual no sería muy divertido.

Lo divertido es ver al orgulloso Sir Gauvain tropezar con ropa tendida y caer sentado sobre un tacho de madera. O las escenas de la triste vida del gigante, tal y como éste se la relata a Val.

No está mal el libro. Pero como pasa con las adaptaciones fílmicas de los comics, se siente que falta algo. Falta esa cualidad intrínseca al relato secuencial. Creerse completo con la película, el dibujo animado o la adaptación a comics de un comic adaptado al cine es tan ingenuo como creer que se puede conocer al Che Guevara solo con ponerse uno la remera del comandante.

Hasta la historieta siempre! Aunque siga lloviendo...

lunes, agosto 22, 2005



TIEMPO TORMENTOSO

Me gusta la lluvia, pero las tormentas son peligrosas. En otra época perdí dos modems por culpa de un clima que solo Benjamin Franklin considerar ideal para remontar barriletes.
Agradezco al sonido del trueno que le haya hecho pensar a Oswal en el poder del sonido y en concebir a Sónoman. Pero el trueno suena un poco despues de aparecer el relámpago, que es lo que más me preocupa.

Esa preocupación siempre me recuerda una historieta en la que Tío Rico (Uncle Scrooge), Donald y los tres sobrinos buscan el templo invisible de Zoroastro en no recuerdo qué desierto. Para poder encontrarlo utilizan unos barcos de vela con un largo puntero a proa, para detectar cuando toquen una pared invisible. Si no recuerdo mal, es Donald el que se pega tremendo palo contra la pared. La relación con el rayo es que según parece a Zoroastro lo mató un rayo (información que pudo haber estado en esa misma historieta) , y no se por qué yo tenía miedo de que me pasara lo mismo. Tengo que decir que ahí también se originó también mi simpatía por el zoroastrismo y por los veleros de tierra.

La lluvia también me da sueño, y la rara oportunidad de levantarme temprano. Hoy después de muchos días pude enganchar la serie animada de las Tortugas Ninja (la pasan por Jetix a las 10 de la mañana) y daban justamente el capítulo dedicado a Kirby del que hablaba la vez pasada. Que alegría me dan esas sincronicidades!

Me vuelvo al laburo que me paga los comics, porque con esto de desenchufar todo vengo atrasadísmo.

viernes, agosto 19, 2005


ALDUS COMICS

Sé que ya lo dije otras veces, pero si este fuera uno de esos blogs donde cada post está organizado por temas, uno de ellos tendría que ver con mi obsesión por los formatos, quizás con un nombre tonto como "formalismo ruso-croata" o "salí de mi vista, sucio formalista".

Y si estoy mencionando el tema es porque los otros días me acordé de Aldo Manucio, el impresor y editor que en la Venecia del Renacimiento inventó los libros de bolsillo (en octavo). Enseguida me pregunté: si uno pudiera viajar en el tiempo y convencer al famoso Aldus, al primero que publicó los clásicos en libros accesibles por su precio y tamaño, de que editara novelas gráficas... ¿cómo serían estas? ¿Tendría uno los mismos problemas de entendimiento que con un editor de hoy? ¿Nos diría Manucio que "eso no se vende"?

No creo. Pienso que el problema principal sería que la historieta es sobre todo dibujos, y si el Manucio del siglo XXI se queja por lo que cuestan las películas, el Manucio del Renacimiento probablemente se quejará de lo que se tarda en hacer un grabado en cobre o en madera con la página de la historieta. Pero quizás, hubieramos inventado la imprenta de viñetas móviles, o algun método para combinar grabados con tipografía y hacer de la impresión de historietas el boom del Renacimiento.

Los holandeses muestran una carta ilustrada de la edad media donde aparece arte secuencial y con globos de texto, pero yo me imagino una plancha de cobre formada por viñetas móviles de cobre o madera. En ellas, los globos de texto serían huecos, para acomodar en ellos los tipos móviles, exactamente cmo se hace ahora (los globos suelen dejarse en blanco y un letrista se ocupa del texto). Así, de la misma imprenta podrían salir ediciones de la misma novela gráfica en otros idiomas.

Quizás ese sistema no sería muy adecuado para los comics "formato manga" de la casa Aldus, y Manucio diría "Pibe, me parece que la posta para las historietas son los álbumes. Hagamos algo más grande donde sea más cómodo acomodar las viñetas". Entonces yo sugeriría un formato apaisado, una tira por página, quizás con uno a dos cuadritos en cada una.
O si no, algo parecido a los libritos de Don Martin que publicaba Mad y donde había una viñeta por cada página.

Estoy viendo online algunas páginas de El Sueño de Poliphilo, que creo fue el best-seller editado por Manucio. No solo tiene gran cantidad de ilustraciones y un gran sentido del diseño sino que también tiene ilustraciones pensadas como arte secuencial y lo que hoy en la historieta llamamos una splash page. Lo acabo de descubrir.

Así que no es tan loco pensar en historietas renacentistas. Aunque sea con didascalias, como en el Prince Valiant o el Tarzan de Harold Foster. Agarro las llaves de la máquina del tiempo y me voy a verlo al amigo Aldo.

Cuando vuelva, vamos a ver a cuál arte le dicen "arte menor", caracho!

BLOGOSFERA

Algunos de los que estén entrando un par de segundos para curiosear de qué se trata este sitio y descubrir que pueden vivir sin él ya lo sabrán, pero mi amigo Mariano Amartino me pidió que hiciera un comentario acerca de los cambios de fecha en V for Vendetta (la película), cosa que a él le preocupaba mucho y a mí no demasiado, por más que siempre estoy dispuesto a ver una película con Stephen Rea.

El comentario aparece en Denken Über, el blog donde Mariano escribe sobre "tecnología, estrategias y cosas de internet". A él también le corresponde el mérito de ser un pionero en esto de los weblogs, desde la época en que no era ni siquiera un tema de conversación, y el desmérito de haberme impulsado a crear esta obsesión escrita que ahora se llama Virus Mental*.

Volviendo a la película. Me pregunto si los hermanos Wachowsky tendrán opción a una secuela.
¿Se imaginan V de Vendetta: Revolutions? Yo prefiriría no hacerlo.

miércoles, agosto 17, 2005

AMAZING AMAZON TRINA

Once y once de la noche en Buenos Aires, y yo que no quiero que se me escape este día patrio, que debería ser feriado, pero que lo cambiamos para que la gente pueda irse tres días de fin de semana largo vaya a saber donde, quizás lo suficientemente lejos como para olvidarse qué se conmemora el 17 de Agosto.

Pero si no quiero que se me escape el día, es porque quiero dejar constancia del cumpleaños de una figura del comic, a quién admiro muchísimo: feminista, historiadora, pionera, luchadora y creadora de comics inteligentes, ya sea que estén protagonizados por Wonder Woman o por Barbie.

¡Feliz Cumpleaños, Trina Robbins!


TÖPFFER INICIA

Confieso que tenía preparada dos entradas listas para que salieran con fecha de ayer, pero me pareció que estaba actuando como esos coleccionistas de comics que se vuelven locos cuando descubren que tienen un hueco entre el número 14.518 y el 14.520 de una serie de comic-books que probablemente todavía ni se molestaron en leer.
Es así, hay días en que planeo escribir y me gana el sueño o la tormenta eléctrica. Anoche fueron las dos cosas.

Pero recuerdo bien qué pensaba escribir. Hace poco citábamos a Rodolphe Töpffer, el suizo que hacía libros de historietas a principios del siglo XIX, pero que las dio a conocer solo después de que lo alentara la figura máxima de las letras alemanas, Johan Wolfgang Von Goethe.
Publicadas a través de Europa, las obras de Töpffer influyeron en otros dibujantes. Obviamente en otros pioneros de la historieta moderna, como Wilhelm Busch y Cristophe. Pero también en Gustave Doré, más conocido por sus ilustraciones que por sus comics.

(Es que yo recuerdo a los artistas por su relación con los comics. Para mí Fellini y Enrique Pinti son guionistas de comics a los que después se les ocurrió dedicarse al espectáculo. Que le vamos a hacer)

Bueno, la cosa es que Töpffer también influye en el laburo de un dibujante llamado Amédée de Noé, que firmaba Cham, y que, cosa noble y notabilísima, influyó a la vez en la obra postrera del maestro, sobre todo en ciertas técnicas narrativas (que me gustaría explorar y que quizás estén reflejadas en mi libro de Töpffer, tengo que revisarlo).

El 14 de Septiembre de 1842 se publica en Estados Unidos The Adventures of Mr. Obadiah Oldbuck, una traducción de M. Vieux Bois. Es la primera historieta que se publica en ese país y además como suplemento de un diario. Muérete de envidia, Yellow Kid!
Me resulta muy gracioso que los yanquis hayan cambiado el formato para que no quedara apaisado, es mas o menos el mismo procedimiento que más adelante se haría con la edición italiana de El Eternauta, o con el posterior collage que sufriría esa y otras historietas en la colección Clarín.

Tres años después, en 1845, el mismísimo Cham adapta las páginas de una historieta de Töpffer (M. Cryptogame) a grabados en madera para que puedan ser impresos en la revista L'Illustration. También como El Eternauta (pero el de 1969) se publicaba de a tres páginas por número, desde enero hasta abril.


Hace poco hablábamos con algunos amigos de la primera historieta argentina. Que no sería Viruta y Chicharrón como se solía postular (era una historieta de McManus, luego continuada por manos argentinas) sino que ese honor le correspondería a Sarrasqueta. Ambas historietas aparecieron en Caras y Caretas.

Muy bien. Ahora mi pregunta: ¿no es posible que en alguna fecha cercana a esos años algo de la producción de Töpffer haya aparecido en alguna publicación del Río de la Plata? ¿no sería extrañísimo que la primera historieta publicada en Argentina fuera algo de la obra de tipos como Töpffer y Cham?

A mí me cuesta creer que nada de la producción de esa época haya llegado a Buenos Aires. Lo voy a hablar seriamente con César DaCol, del Museo de la Caricatura.
¿Nada de Töpffer, ni de Cham, ni siquiera de Wilhelm Busch en la historia de las publicaciones argentinas? Sí, lo sé: tambien soy un tipo desconfiado.

Hasta más tarde.

sábado, agosto 13, 2005



BOSQUES PROFUNDOS

Es cierto que soy demasiado crítico hacia las traducciones españolas, pero El Hombre Enmascarado me parece uno de los nombres menos imaginativos que nos diera la Madre Patria. Aunque puede ser que se hayan copiado de los italianos, no se. Para los argentinos es el Fantasma.

Es uno de esos personajes que para la mitad del mundo ya ha cumplido su ciclo, mientras la otra mitad sigue consumiendo sus aventuras. En Australia y en Escandinavia se sigue leyendo muchísimo, aparentemente. No recuerdo si utilizan la licencia de King Features para publicar historietas originales tanto en el hemisferio norte como en el sur, pero en todo caso más tarde o más temprano, el material de uno lo publica el otro, así como el que llega desde América publicado por Moonstone.

Comento un par de cosas antes de caer desmayado sobre el teclado: en Australia, las primeras tiras de The Phantom aparecieron en una revista dedicada al público femenino y luego se recopilaron en libritos. Me pregunto si eso tendrá que ver con la permanencia del personaje.
O sea... puede una historieta de aventuras ser legitimizada si aparece por ejemplo en Cosmopolitan? Habría que hacer la prueba.

Otra cosa que descubrí es que la revista del Fantasma que aparece en Escandinavia (con solo la variante del idioma entre país y país) tiene unas 70 páginas y trae además de unas 22 páginas del personaje titular (lo que abarca un comic-book) otras historietas: una de la editorial Casterman, la tira Rick O'Shay y una llamada Sprint que solo cuando vi una ilustración supe que era nada menos que Spirou!!!

Bueno, era eso lo que quería comentar. Capaz que mañana reflexiono sobre el tema, apenas para molestar un poco.
Ahora sí, caigo desmayado, y me sueño alguna de esas historietas... zzzz!!!

jueves, agosto 11, 2005

PROFECÍA

"La historia en cuadros a la cual la crítica de arte no presta atención, y que raramente inquieta a los doctos, no ha dejado en cambio de ejercer una gran atracción. Y esto en mayor grado que la literatura misma puesto que a partir del hecho de que existe más gente que mira que gente que lee, ejerce su atractivo especialmente sobre los chicos y las masas, ese público al que se puede pervertir y que por lo mismo sería particularmente deseable ayudar a educarse. El cuento dibujado, con esa doble ventaja que le viene de su mayor concisión y de su relativamente mayor claridad, puede y debe vencer a otros medios de expresión en tanto puede dirigirse con una actitud realmente viviente a un mayor número de espíritus, y puesto que aquel que lo utiliza --cualquiera que fuera el contexto-- tendrá ventaja sobre aquellos que eligen expresarse por libros"

Rodolphe Töpffer (1799 - 1846)

lunes, agosto 08, 2005


FANTACÓPTEROS

No, no se trata de ninguna feria de comics sino de un invento volador de Fantasio, ya saben, el de los pelos divertidos. Aparecía en Spirou y los Herederos, historia en la que también surgían Zantafio, la República de Palombia y el marsupilami.

Zantafio se volvió un personaje recurrente, un archienemigo en cuyo arrepentimiento no había que creer. Se convirtió en el dictador de Palombia bajo el nombre de General Zantas y más adelante formó parte de una organización llamada el Triángulo.

Pero si no me equivoco, ni el fantacóptero ni la relación familiar entre Fantasio y Zantafio (son primos) hasta este nuevo álbum que estoy deseando sin demasiado control de mis glándulas salivales. Al único que he visto con un "fantacóptero" es a Tom Strong, pero es mejor no especular acerca de patentes de invención y menos en el mundo del comic. Podríamos llegar a pensar que Spirou y Fantasio viven en Terra Obscura o en Neópolis. Y luego especularíamos acerca de denominarlos "héroes científicos", lo que seguramente sería acertado.
Esa es la manera más fácil de caer en lo que los médicos llaman "delirio de continuidad", un mal que aqueja especialmente a los comiqueros.

Pero que no afecta demasiado el mundo de Spirou, ya que se están haciendo series paralelas a la serie "oficial" de Morvan y Munuera . Un poco a la manera de los "Elseworlds", pero creo que sin llegar a ser historias de un universo paralelo.

Recuerdo una lista de futuras aventuras de Spirou que había escrito cuando todavía estaba en primaria. Claro lo que yo había leído correspondía a finales de los años 50, así que cualquier cosa que a mí se me hubiese ocurido ya se le había ocurrido a los guionistas de la serie hacía tiempo: el retorno de Zorglub, por ejemplo. Aunque nunca vi algo que implicara un viaje en el tiempo y un encuentro con los pitufos en el bosque de Astérix. Quizás esa no la pensaron, o rebotó a la primera insinuación.

En el nuevo álbum de Morvan y Munuera hay una reunión familiar: Fantasio y Zantafio se reencuentran con el viejo Tanzafio, creo que el mismo pariente que les dejaba la herencia en el álbum ya mencionado. Hay una fuente de la juventud en un país limítrofe a Palombia y mucha acción que se puede ver en el trailer de la editorial. Che, si vieron el de V for Vendetta, bien pueden cebarse con este.

Seguiré babeando un poco más y luego escribiré alguna otra cosa. Probablemente con fecha de ayer.

jueves, agosto 04, 2005

VIDA, AGRIDULCE VIDA.

Al fin leí la historia sin tortugas de la revista de las Tortugas Ninja. Es realmente genial, y si el nivel de Peter Laird es un ochenta por ciento de lo que es en este número, soy fan absoluto de Peter Laird.

No se si recuerdan como comenzó la queloniomanía, pero espero que sepan que fue con el comic en blanco y negro de Peter Laird y Kevin Eastman, que desató el furor de los comics independientes, no con el dibujito animado que presentaba el hijo de Juan Carlos Altavista. Como ya contamos alguna vez era un homenaje al Daredevil de Frank Miller (las tortugas compartían su origen) y al background de Elektra, la primera ninja creada por Miller.

En fin, volver a leer a las tortugas en este número de TMNT, fue toda una sorpresa. Es una historia contada en primera persona por April O'Neal, quien viaja atrás en el tiempo con una tal Timetress. Me parece un nombre casi tan bueno como "eternauta", es una mezcla de Time (tiempo) y Mistress (señora). Esta señora tiene el poder de moverse atrás y adelante en el tiempo, y así arrastra a April a la casa de sus padres, antes de su nacimiento. Los padres tienen una constante discusión relativa la posibilidad de tener una segunda hija, que se ve afectada por la aparición de la piedra mágica con la cual (en un episodio anterior de la serie) el dibujante Kirby (un homenaje al dibujante Jack "King" Kirby) para crear dibujos que se volvían realidad. *

Entonces imaginen la sorpresa de este matrimonio que desea una hija cuando descubre que con esa piedra (que en realidad está contenida en una especie de lápiz mecánico que tiene una punta para colocar el lápiz y un borrador en la otra) pueden crear seres vivientes. Ok, ya entendieron.

Pero no es tán fácil. La historia es dolorosa y a la vez apasionante. Me hizo acordar muchísimo a "La Pata de Mono" de W.W. Jacobs. Tiene sus toques de Frankenstein y de Kafka. April misma menciona al autor de La Metamorfósis, porque recordemos que todo lo que vive en el pasado lo hace desde el punto de vista de una cucaracha. También hace "cosas de cucarachas" que no mencionaría en el horario de protección al menor.

Repito que me encantó. Me suscribí a TMNT (Teenage Mutant Ninja Turtles) que es bimensual, y dejé pasar con dolor Tales of the TMNT que es mensual y sale un poco más cara. Si fuera al revés quizás me hubiera suscripto a las dos. Pero bueno, esta es la que escribe Peter Laird y dibuja Jim Lawson, y la que ya me conquistó. Creo que se avizora otra tortugomanía (eh! era "queloniomanía" unos párrafos más arriba!), por lo menos en mí.
Cowabunga.

*Ese episodio apareció en la "micro serie" Donatello #1. Se llamaba "Kirby and the Warp Crystal" y fue adaptado al dibujo animado nuevo de las tortugas como "The King". Ojalá Jetix los siguiera pasando en un horario decente.

miércoles, agosto 03, 2005




TENGO, TENGO, TENGO

Un cantito muy egoísta, del tiempo de la inundación, decía algo así como "tengo, tengo, tengo, tu no tienes nada, tengo tres ovejas para la semana..." tras lo cual seguía una ilustración de los productos lácteos que ofrecía cada uno de esos particulares ejemplares de ganado ovino.

Lo que yo tengo, tengo, tengo es mi primer ejemplar del título actual de TMNT (Teenage Mutant Ninja Turtles) , el número 22, que paradójicamente anuncian como el primero que no protagoniza ninguna tortuga!!!! grrrr! Ok, ok, hay que leerlo, tiene cucarachas que espantarán a todas mis lectoras. Ya lo sé, señorita, no es que le tenga miedo, es que le da impresión, ya me lo dijo.

¿Qué más hay en el pacoy? Finales de miniseries: el de Adam Strange (Andy Diggle - Pascal Ferry), el de Vimanarama de uno de mis equipos favoritos desde The Invisibles (Grant Morrison - Philip Bond). De este comic espero hablar más dentro de unos días cuando relea los tres capítulos de una sola vez. También el final del volumen 2 de Terra Obscura, el spin-off de una historia de Tom Strong, en la que se reubicaba a los héroes de la original America's Best Comics, o sea, Doc Strange, Black Terror, ese tipo de gente.

Y finalmente, porque me caigo de sueño más número de la historieta colectiva Seven Soldiers tambien de Grant Morrison y varios artistas. Me traje Zatanna, Klarion y Shining Knight [no, parece que este quedó en la comiquería].

Y también me traje unas Patoruzito y Patoruzú. En la de Patoruzú aparecen unos marcianos muy parecidos a los que aparecían en La Vaca Aurora de Mirco Repetto. Esos que comían gofio y hablaban en jerigonza. Probablemente es otro misterio para resolver.

Si escribí algo mal que lo corrija el Sandman. Yo me voy a dormir.

martes, agosto 02, 2005


LOCURAS Y MENTIRAS

Ayer comentaba que estuve leyendo Locuras de Isidoro, qué (tengo que confesar) nunca fue una lectura habitual para mí, ni le tenía mucho aprecio que digamos. Siempre fuí bastante snob con la elección de mis historietas. Pero ahora sí, estoy apreciando muchísimo la manera en que se define la personalidad del personaje, los detalles que parecen muy estudiados o de una naturalidad que roza la anécdota personal.

¿Pero que pasa cuando a mí me gusta algo? Que me pongo exigente.
Por ejemplo, quiero la tapa original de esta revista y no el cuadrito ampliado con el que la suplieron.
Quiero saber quién fue el guionista y el dibujante. Somos grandes, ya sabemos que Dante Quinterno todavía hacía algunos dibujos para las tapas, pero en general supervisaba el trabajo de otra gente. Creo que tenemos derecho a saber detalles sobre la obra que uno disfruta.

Soy un desastre haciendo manifiestos y proclamas... ¿por dónde iba?
Ah, si, por la Restauración de Isidoro. De quien se supone que dentro de poco estrenarán dibujos animados en Cartoon Network y luego es posible que un largometraje. ¿No sería genial que la historieta aceptase de una vez su rol de clásico y pudiéramos disfrutar de algo que sabemos que fue publicado de 1968 a 1977?

Sospecho que los guiones fueron retocados poco después de la salida de la última revista para que parecieran actuales. Un ejemplo: en esta historia titulada (o retitulada) Relaciones Peligrosas, Isidoro hace trabajo de RRPP (relaciones públicas) y se la pasa de fiesta en fiesta. La primera de ellas es de un boliche que se llama Mint, que reabrió hace poco y que quizás no se enteró todavía de que tiene publicidad gratis en una historieta. Le apuesto una redoblona a cualquier grúa que la referencia al boliche fue hecha por lo menos en la década del setenta. A menos que los retoques sean más graves de lo que uno está sospechando.

La otra referencia evidentemente retocada es al swinging london de los sesentas o setentas. Porque justamente es en Londres donde Isidoro hace una fiesta, vestido de hippie (incluyendo barba y pelo largo) y baila descalzo con muchas chicas en la onda flower-power. Claro, el texto no dice hippie, sino "punk", que suena no solo antiguo sino ridículo (con esas ropas, digo).

Quiero saber, quiero un libro sobre Isidoro que tenga listada cada una de las historias, pero para que eso tenga sentido, esas historias tienen que existir como fueron publicadas.

Cada revista de las de Dante Quinterno tiene unas 66 páginas. O sea, una decena de páginas más que un Astérix. Se imaginan esas historias bien impresas, en álbumes de tapa resistente (¿querés tapa dura con lomito para poner en la biblioteca? bueno). Claro, a lo mejor la editorial vende más ahora sin ninguna publicidad y vendiendolas a apenas dos pesos.

La película Patoruzito no cambió nada con respecto a las historietas de Patoruzito. No creo que las haya hecho ni siquiera más populares. ¿Por qué tendría que cambiar algo con respecto a Isidoro más allá del dibujo animado que supuestamente van a estrenar en la tele?

Perdón a los lectores extranjeros por encarar un tema tan nacional, pero son cuestiones que tenemos que resolver en las Américas. Ya se sabe que para los badulaques de gran coraje se han hecho las grandes empresas.

lunes, agosto 01, 2005

EN EL CAMINO DEL COMIC

¿Cómo puede ser que Álvaro Pons se vaya de vacaciones dejando un aviso de "Enseguida vuelvo" en La Cárcel de Papel y que yo me sienta tan culpable si no posteo aunque sea una lista de los comics que estuve leyendo? Seguro que Álvaro está en alguna playa de España mirando turistas suecas en topless mientras yo, acá en la pampa húmeda leyendo Locuras de Isidoro, La Pequeña Lulú (ok, Little Lulu) y algo de prosa también, pero relacionada con el comic.

Porque estoy releyendo En el Camino de Jack Kerouac en mi vieja edición de Club Bruguera y cada vez que Dean Moriarty entra en escena me pregunto cómo hara Alan Moore para incorporar a la generación beat en la League of Extraordinary Gentlemen de los años 50, como prometió o mejor dicho especuló hace un tiempo: “una serie ambientada en los 50s, donde tendrías a Sal Paradise y su loco conductor amigo, Dean Moriarty, que por supuesto sería el tataranieto de James Moriarty. Tambien estaría el Dr. Sax, un personaje de Kerouac basado en William Burroughs y The Shadow, pero con un montón de elementos de Fu Manchú. Podría situarse en Interzona, con los centípedos de Burroughs [de El Almuerzo Desnudo] por todos lados. Incluso un par de miembros de la Liga original podrían estar vivos."

En realidad, lo que se supo este año sobre el futuro de la Liga (y cada vez que lo digo así, mis compañeros de comiquería piensan que hablo de la Liga de la Justicia, pero no) será una novela gráfica en tapa dura (auch!) para ABC/Wildstorm/DC , o sea para DC comics que es el dueño de la pelota. Se va a llamar The League Of Extraordinary Gentlemen: Dark Dossier y es algo que encaja entre el volumen 2 y el 3, que aparecerá mas o menos un año pero para un emprendimiento compartido entre las editoriales Top Shelf y Knockabout Comics.

Sí, ¿que problema hay? ¿yo no puedo hacerme eco de alguna noticia? ¿tengo que ceñirme a mis informes de lectura? Ah, menos mal, no vayamos a tener un problema.
La cuestión es que por lo que puedo entender, es muy posible que Sal Paradise y Dean Moriarty aparezcan en el Dark Dossier de la Liga, porque es una historia que salta de época en época, siendo una de ellas los años 50.

Ojo, yo estoy entre los plebeyos a los que una novela gráfica en tapa dura les resulta absolutamente prohibitivo. Pero aunque tenga que esperar la edición en tapa blanda me alegro de que una de las mejores historietas, nacida de la mejor pluma del mundo del comic, continúe existiendo.
Y que lo haga pese a haber sido la excusa para una de las peores películas del mundo.

Me voy a tomar otro cafe, con permiso.