vida comiquera by Fabio Blanco

viernes, agosto 19, 2005


ALDUS COMICS

Sé que ya lo dije otras veces, pero si este fuera uno de esos blogs donde cada post está organizado por temas, uno de ellos tendría que ver con mi obsesión por los formatos, quizás con un nombre tonto como "formalismo ruso-croata" o "salí de mi vista, sucio formalista".

Y si estoy mencionando el tema es porque los otros días me acordé de Aldo Manucio, el impresor y editor que en la Venecia del Renacimiento inventó los libros de bolsillo (en octavo). Enseguida me pregunté: si uno pudiera viajar en el tiempo y convencer al famoso Aldus, al primero que publicó los clásicos en libros accesibles por su precio y tamaño, de que editara novelas gráficas... ¿cómo serían estas? ¿Tendría uno los mismos problemas de entendimiento que con un editor de hoy? ¿Nos diría Manucio que "eso no se vende"?

No creo. Pienso que el problema principal sería que la historieta es sobre todo dibujos, y si el Manucio del siglo XXI se queja por lo que cuestan las películas, el Manucio del Renacimiento probablemente se quejará de lo que se tarda en hacer un grabado en cobre o en madera con la página de la historieta. Pero quizás, hubieramos inventado la imprenta de viñetas móviles, o algun método para combinar grabados con tipografía y hacer de la impresión de historietas el boom del Renacimiento.

Los holandeses muestran una carta ilustrada de la edad media donde aparece arte secuencial y con globos de texto, pero yo me imagino una plancha de cobre formada por viñetas móviles de cobre o madera. En ellas, los globos de texto serían huecos, para acomodar en ellos los tipos móviles, exactamente cmo se hace ahora (los globos suelen dejarse en blanco y un letrista se ocupa del texto). Así, de la misma imprenta podrían salir ediciones de la misma novela gráfica en otros idiomas.

Quizás ese sistema no sería muy adecuado para los comics "formato manga" de la casa Aldus, y Manucio diría "Pibe, me parece que la posta para las historietas son los álbumes. Hagamos algo más grande donde sea más cómodo acomodar las viñetas". Entonces yo sugeriría un formato apaisado, una tira por página, quizás con uno a dos cuadritos en cada una.
O si no, algo parecido a los libritos de Don Martin que publicaba Mad y donde había una viñeta por cada página.

Estoy viendo online algunas páginas de El Sueño de Poliphilo, que creo fue el best-seller editado por Manucio. No solo tiene gran cantidad de ilustraciones y un gran sentido del diseño sino que también tiene ilustraciones pensadas como arte secuencial y lo que hoy en la historieta llamamos una splash page. Lo acabo de descubrir.

Así que no es tan loco pensar en historietas renacentistas. Aunque sea con didascalias, como en el Prince Valiant o el Tarzan de Harold Foster. Agarro las llaves de la máquina del tiempo y me voy a verlo al amigo Aldo.

Cuando vuelva, vamos a ver a cuál arte le dicen "arte menor", caracho!