vida comiquera by Fabio Blanco

jueves, agosto 25, 2005

VINI, VIDI, VERNE

Hace más de dos décadas, la revista de ciencia ficción El Péndulo, en cuyas páginas aparecían cuentos, ensayos y reseñas sobre el género, serializó El Demonio de los Hielos, de Jacques Tardí, una historieta en la que el dibujante homenajeaba a Jules Verne y a las bellas ediciones en que era publicado en el siglo XIX.

Tardí no solo urdía una trama en la que sabios despechados buscaban vengarse del mundo a través de sus inventos, sino que también imitaba la textura de los grabados de Edouard Riou o George Roux. Es un comic que hace mucho que no releo, aunque recuerdo que me gustó mucho más la idea de hacer algo así que la historia y su resolución. Es un álbum cuyos personajes vuelven a aparecer en otras historietas de Tardí, si mal no recuerdo, en Adieu Brindavoine y en la serie de Adéle Blanc-Sec.

Pero si recordé esa historieta fue porque ayer en TV5, enganché una película muy rara, y que debo confesar que no conocía, aunque estoy seguro que en algún programa dedicado a la animación habrán mencionado al director, Karel Zeman. Esta película llamada Vynalez zkary (Aventures fantastiques para los franceses) está basada en un libro de Verne que se llama Bajo la Bandera. Lo raro y maravilloso que tenía eran los decorados evidentemente planos, de madera o cartón pintado que reproducían las ilustraciones de los libros. También había animación, utilizada sobre todo para las escenas submarinas (donde aparece una mezcla de bicicleta y batiscafo que también creo haber visto en la historieta de Tardí).

La trama gira (para usar un cliché) alrededor de unos piratas modernos que secuestran a un científico, Tomas Roch, inventor del Fulgurador Roch, un poderoso explosivo en el que se ha querido ver una premonición de la bomba atómica.

Pero bueno, me encantó descubrir algo que no conocía y quedé fascinado con la idea de que se podría copiar algo así, esos escenarios naif hechos de cartón, pero tan hermosos y tan bien utilizados que son coherentes con la historia. También me quedó la sospecha de que Tardí se haya inspirado tanto en esta y otras películas de Zeman como en las ilustraciones originales.

Después de todo, el mío es solamente un descubrimiento personal: la película es de 1958, cuando ganó el Grand Prix du Cinéma en la Exposition Universelle de Bruxelles.

Me voy tratando de imaginar qué historieta quedaría perfecta con esa técnica, cuyo equivalente moderno son los decorados digitales de Sky Captain and the World of Tomorrow que homenajean a dibujantes como Frank R. Paul y a otros artistas del pulp.

Alguien desde la platea grita Sin City. Siempre hay un piola entre el público

2 Comments:

Blogger Fabio said...

Aviso: si ven un comentario extraño, y el link lleva a algo que no abrirían en un mail, no lo abran. Es Spam y yo me ocupo de borrarlo. Seeyah' pardners...

10:24 p. m.

 
Blogger Alejandra Márquez said...

"Captain S. & the world of..." es una de las ultimas peliculas visualmente mas atractiva a mi ojo.
El color en la que fue filmada, la forma de narrar, todo el conjunto hacen que de alguna forma menos impactante que Sin City, uno sienta que esta "leyendo" un comic a traves del cine.
Sobre Verne, que puedo decir?
Para mi es una especie de totem, un dios humano, literato y pensante, aburrido de un supuesto cielo, que un dia bajo a la tierra y se puso a planificar el futuro en libros de aventuras que llenaron mi niñez y parte de mi primera adolescencia con viajes fantasticos y cosas aparentemente imposibles.
Un libro de Verne..."Viaje al centro de la tierra".
No hace mucho escribi una narracion donde mostraba al lector el viaje casual de un guerrero a traves de tuneles en la madre tierra.
Obvio....se disparo al escribir el recuerdo de las sensaciones que Julio Verne habia despertado en mi imaginacion infantil.
Todo un capo, diriamos ahora, no?
Lastima que los chicos (y muichos grandes) no recuerden como es imaginar.
Y lo que es peor, no lo practiquen.
La tele y la compu son maravillosas.
Pero...suelen darnos todo tan masticado, que cuando descubrimos algo "nuevo", nos cuesta asombrarnos.
Algo como lo que te paso a vos, Fabio, me pasa muchas veces cuando miro "Caloi en su tinta".
besitos

2:53 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home