vida comiquera by Fabio Blanco

lunes, noviembre 28, 2005

NO ME PIDAN QUE CABECEE

Son las cinco de la mañana, canta el zorzal y yo todavía no me acosté a dormir. Será de tan cansado que estoy, el cuerpo siempre nos depara alguna paradoja.

Fui a Frontera el sábado y el domingo, saludé y hablé con muchísima gente. No compré mucho, pero algunas cosas compré. Había material de Brasil, Bolivia, Colombia, Uruguay así que era efectivamente internacional.
De entre ese material me traje un par de libritos de Tonto Ediciones, de Brasil. Sobre todo porque me fascinó el laburo de Allan Sieber, a quien solamente conocía de alguna página aparecida en la revista Suélteme. Otra cosa que agradecerle a los editores de aquella revista y a mi memoria. El librito que me compré de Allan Sieber se llama As Ultimas Palavras, y recoge justamente las últimas palavras de tipos muy confiados a los que les va muy mal.

También me compré una revista F. donde también hay mucho material de Allan y de otra gente con un humor muy negro.

Solamente asistí a una charla, acerca de la revista Fierro, en la que estuvieron Juan Sasturain, Alberto Pez, O'Kiff y Pablo de Santis y no estuvo el Marinero Turco. Cristian Mallea, de La Productora, contó que El Marinero le había entregado la página de muestra que pidieron a los artistas, colgada con cinta en la puerta de su casa.
La charla estuvo muy buena. Realmente uno podía ver el cariño y el entusiasmo de esa gente. Sasturain desde lo que fue el proyecto inicial, y los demás desde lo que era llegar siendo tan pibes a esa revista laburando al lado de gente como José Muñoz, Solano López o Carlos Roume.

Frontera fue mucho, mucho más que esto. Fue muy emocionante incluso ver a la gente tan contenta con la organización. Algo que no es frecuente y creo que ya lo había dicho.

Ahora ando con un pin que dice "Frontera". Para el año que viene lo voy a llevar junto con un gafete que diga: "Fabio Blanco - no expositor"

Me voy a dormir al techo, a ver si está fresquito.

viernes, noviembre 25, 2005

EVENTUALMENTE

Aunque parezca mentira, mañana a unos pocos kilómetros de mi casa comienza Frontera, Primer Festival Internacional de la Historieta de Morón. Digo que parece bastante increíble, porque en los suburbios bonaerenses la cultura no está garantizada. Y esto parece estar pensado a la manera de Angouleme ("porque está angulema del mundo" dijo uno y salió corriendo). Digo, porque por lo que nos contó alguna vez Juan Saenz Valiente la vez que presentaron Sarna junto a Carlos Trillo en el Museo de la Caricatura allá ponen unas carpas que abarcan todo el pueblito.
No se por qué, pero creo que deberían hacer una feria de comics en Champignacq. Me encantaría ver a Spirou y Fantasio revolviendo álbumes de los Humanoides... jeje!

Bueno, aunque no llegue a ser como el Festival de Angouleme, porque Morón es grande, se nota que por ese lado viene la idea. Esperemos que otros municipios estén observando atentamente lo que pase en el oeste. Alguna buena nos tiene que tocar.
El evento lo organiza La Productora, un colectivo de creadores siempre preocupado por la creación no solo de más y mejores historietas sino de puentes entre artistas, ya sean del interior del país como de otros lugares del mundo.

En fin, ya se que no dije demasiado con estos párrafos, pero no podía dejar de avisar del evento. Así como no puedo olvidar que en unos días más, el Museo de la Caricatura antes mencionado realiza el homenaje a la revista Lúpin en la Universidad de Palermo.
Estoy consciente de que mucha gente todavía no la conoce y no estoy seguro de que esté en todos los kioscos (en los kioscos de Moreno encontré Babetool, pero no la revista Lúpin) así que habrá que hacer algo tambien en ese sentido.
El homenaje es el 2 de diciembre, mas vale que hayan confirmado su participación, mis canchanchanes.

Cuatro y media de la mañana. Creo que me voy a dejar llevar hacia más oníricos paisajes. Tengo al lado de la cama un ejemplar de El Conventillo de Don Nicola que surgió de aquél paquete misterioso que me mandé a mí mismo desde el futuro. Pero mejor lo dejamos para mañana.

jueves, noviembre 24, 2005


ROCKETTEERS

Terminé de leer el libro de Bull Rockett publicado por Colihue y que trae Peligro en la Antártida/Buenos Aires no contesta. Me alegró ver que en el postfacio que Juan Sasturain había comentado los mismos párrafos que yo reproduje acá en Virus Mental*. También señala algo que no había notado y es que en ningún momento sucede que "Buenos Aires no conteste". Parece que fue solamente un título acuñado para el libro, lo cual no es extraño a la tradición del pulp, en el que a veces se pensaba una portada y un título y después se pensaba en una historia que coincidiera con él. No es el caso, porque la historia ya había aparecido antes en forma de historieta.
También podemos asociar la inconexión entre título y contenido con otra tradición cara al comic book y sobre todo a los superhéroes: esa típica escena de portada que nunca ocurre exactamente así en la historia que viene adentro. Ufa, quería poner un ejemplo, pero el que se me ocurrió (una portada donde Superman revela su identidad) ocurre exactamente así en la historieta.

Yo estuve pensando de donde pudo haber salido ese título de "Buenos Aires no contesta". Primero vino a mi mente el nombre Karamako. Mi cerebro, que a veces sabe cosas que yo apenas sospecho, me quería dar una pista. Claro, uno de los álbumes de Jo, Zette y Jocko, la serie de Hergé, era "La erupción del Karamako" cuya primera parte se titulaba "El Manitoba no contesta". Y ya me estaba imaginando a Oesterheld leyendo Tintin y quizás Jo Zette y Jocko y felicitando a mi cerebro, cuando recordé algo que podía sustentar otra teoría y que aunque nunca pueda probarse, me parece que no está mal.

Voy a mi biblioteca y lo encuentro. Es un libro de la serie Bob Morane que se titula "Oasis 'K' no responde", escrito por Henri Vernes, creador del personaje. El que tengo acá a mi lado es una edición española, de 1958, pero el original apareció en 1955 y era apenas el número 9 de la colección que publicada por la editorial belga Marabout había comenzado en 1953.

Bob Morane y Bull Rockett tienen bastante en común: Bob es un piloto retirado de la Fuerza Aérea Francesa y un héroe de la Segunda Guerra Mundial. Es un aventurero y a la vez un ingeniero de prestigio y un inventor, de modo que reúne como dice irónicamente el mismo Bull Rockett "los conocimientos técnicos y la capacidad de acción" que se requiere para que a uno lo manden al infierno. Bob suele tener un compañero de aventuras llamado Bill Ballantine, un escocés dueño de una granja de pollos.

Entonces volví a imaginarme a HGO al frente de la editorial Frontera y a Jorge Oesterheld como director de la colección de libros de bolsillo. Estoy seguro de que algunos ejemplos de libros de bolsillo, de cowboys y de aventuras deben haber cotejado. Después de todo las contraportadas trataban de advertir que las historias eran mucho más que lo que se publicaba dentro de ese género y en ese formato.

¿Será posible que entre los ejemplos que se tuvieron en cuenta estuviesen algunas de las novelas de Bob Morane? Oasis "K" ne reponde plus se publicaba apenas un año antes que Buenos Aires no contesta. Muy bien pudo estar a la mano de los editores argentinos como para pedir prestado el título. Aparte de que hay cierto parecido en el diseño de las tapas y sobre todo en la contraportada.
Las características físicas entre Bob Morane y Bull Rockett supongo que son casuales, aunque como la historieta de Oesterheld con Paul Campani es anterior (también en un año) a la serie de novelas belgas, cabe plantearse que Henri Vernes o su editor se hayan "inspirado" en el personaje argentino.

(Les recuerdo que todo esto es una especulación mía. En aquella época uno podía encontrar material de otros países, pero no tenía tantos datos al toque como sucede hoy con internet)

Bob Morane no debería ser un desconocido por estas pampas. No solo llegaron hasta acá algunas de sus novelas (se que hubo incluso una edición uruguaya de algunas de ellas), también se publicó al menos una de sus aventuras, en forma incompleta, porque apareció en Patoruzito Escolar entre otras tantas series franco-belgas que traía esa revista de principios de los años 70 (y en donde Oesterheld escribía sobre un episodio histórico, con dibujos creo que de Roume).

De este personaje tan parecido a Bull Rockett siguen apareciendo novelas, álbumes de comics y libros que recopilan álbumes (integrales les dicen). Ya tuvo una serie con actores en los años sesenta y una serie animada emitida hace pocos años. Se suponía que iba a ser llevado al cine por Cristophe Gans, el director de Crying Freeman y de Pacto de Lobos. Por ahora no será, aunque parece que Gans estaría filmando Rahan, otra película basada en un comic (uno sobre un héroe prehístorico que acá mencionamos alguna vez y que aparecía en las páginas de la revista Meteoro).

¿Y que pasa con Bull Rockett? Bueno, por ahora no hay serie animada, aunque yo supe de un proyecto que existió hace unos años y del que prometo averiguar más. Por ahora tenemos las novelas y las historietas (creo que no están reeditadas) que originaron las novelas. ¿Merchandising? ¿Cuál sería la típica respuesta argentina?: "y... no, pero fijate que todo el mundo anda con la gorrita de Pic, algo es algo"...

Sep, algo es algo. Peor es nada.

martes, noviembre 22, 2005


SIMPÁTICOS BUCHONES

Ayer trataba de escribir una descripción de este weblog, y una de las cosas que se me ocurrían pero que no utilicé decía mas o menos que es una descripción de las historietas que tengo a mi alrededor. Entrarían en esa lista tanto los tomos de manga en japonés que compré en el Parque Rivadavia y que fueron editados (si no me equivoco) por la compañía de Osamu Tezuka, los tres tomitos de Steed & Mrs. Peel escritos por Grant Morrison y dibujados por Ian Gibson.

Ultimamente, colándose entre los libros de Bull Rockett y un par de Astérix anda el primer número de Howard El Soplón, una creación del joven y empedernido fanzinero Brian Janchez. Trae cinco concisas, bien narradas páginas de historietas acerca de este personaje que como el protagonista de El Juguete Rabioso eligió ser un soplón, un buche, un chivato, vamos.

(nota para lectores españoles: en Argentina, desde hace rato y principalmente entre los comiqueros, un fanzine es una publicación independiente y modesta de comics, generalmente en páginas fotocopiadas... hay fanzines del tipo informativo, pero creo que son los menos)

Howard el Soplón, que cuesta 0,05 pesos (es decir 5 centavos) se consigue en cualquier comiquería "fanzine-friendly" de Buenos Aires, por ejemplo en Punto de Fuga (Montevideo 157, Capital Federal). Es parte de Núcleo, un intento de organizarse de los fanzinerosos (¿fancinerosos?) argentinos.
Entre los títulos de Núcleo también se encuentra Las historietas que Editorial Perfil no quiso publicar que efectivamente reúne comics que no entraron en Paja, El Mosquito y otras revistas de comics del grupo Perfil que duraron lo que un pedazo de manteca en el hocico de un perro (apenas segundos, lo comprobé sobre el hocico de mi perro Daigoro).

Todavía me río cuando recuerdo que en la pasada Megacomics, Brian le regaló un ejemplar al mismísimo Sanyú, quien estaba en Perfil a cargo de esas publicaciones. Si hay justicia poética, por qué no justicia comiquera.

Debe ser la primera vez que menciono un fanzine en este blog, y supongo que se repetirá. Tengo otros favoritos por ahí, pero bueno, por algo se empieza.
Hasta luego, es hora de un mate cocido.


CIUDAD IRREAL

El otro día recordaba el momento en que descubrí la palabra Gotham en un texto que no se refería a Batman: en las primeras páginas de una novela de Doc Savage titulada The Mystic Mullah aparece un barco llamado "Bahía de Gotham".
Mucho después averigué que las primeras historias de Batman transcurrían en New York y que recién en Detective Comics #48, a Bob Kane o Bill Finger se les ocurrió extrapolar la ciudad en la Gotham City que conocemos.

Si no recuerdo mal ese dato estaba en la edición portuguesa de Swamp Thing, tras el episodio "The Garden of Earthly Delight" en el que Swampy se desquita con la ciudad de Batman por el arresto de su mujer, Abby.

¿A que viene todo esto? Nada demasiado importante: solamente rememoraba el momento en que escribí una nota sobre las dos películas de Batman dirigidas por Tim Burton. Eso fue hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy lejana.
Originalmente concebida para una revista de cine de rica y corta vida llamada El Halcón Maltés, se publicó unos años después, no ahí, sino en la revista Film, como parte de un dossier de cine y comics que no era del todo bueno, pero era casi todo mío (quizás por eso).

El pretencioso título es Batman, como voluntad y representación, y como verán, la acabo de subir a The Vault, el lugar donde van las buenas reseñas cuando mueren.

Si no tienen nada mejor que hacer (como cortarse las uñas de los pies, o jugar al dinenti con semillas de uva) vean si quieren pegarle un vistazo. Recuerden que fue escrito en otro siglo, y que no tiene nada que ver (pero nada) con Schopenhauer.

lunes, noviembre 21, 2005


HUMANO, DEMASIADO HUMANO

Bull Rockett, Bob Gordon, Pic y el Sombra avanzan por un pastizal bonaerense. Cansados, caminan entre teros vigilantes y perdices levantiscas. Bob y Bull conversan acerca de la mente diabólica del criminal que quiere volar Buenos Aires con una bomba de hidrógeno, y en el transcurso del diálogo, Oesterheld demuestra que su conciencia política no fue algo que apareció mágicamente a finales de los 60's. Y que le podría haber enseñado un par de cosas al Steven Spielberg de la Lista de Schindler.
La gente mata por razones sólidas, decía Chandler.

(...)

--El "Gerente" tiene que estar loco -murmuré junto a Bull- para intentar un delito como éste... ¡Es algo demasiado monstruoso para una mente normal!
--No tanto, Bob -repuso Bull con amargura-. La mente del "Gerente", es una mente criminal, de acuerdo, pero absolutamente normal... Para él, que ha pasado casi toda su vida en Chicago y Nueva York, Buenos Aires es una ciudad remota, apenas algo más que un nombre... Un simple nombre que bien puede borrarse del mapa, si ello le puede significar una fabulosa cosecha de millones...
--¡Pero provocar semejante desastre para aprovecharse de él -protesté- es cosa de dementes, Bull! ¿Cómo puedes defenderlo?
--No lo defiendo, Bob; me lo explico... Piensa sencillamente una cosa: ¿cuánta gente crees que, en el mundo, aprovechandose del incremento comercial que trajo consigo la guerra de Corea, se le ocurrió pensar alguna vez en toda la muerte, toda la infelicidad, todo el dolor que el conflicto trajo a millones de personas? Para esos mismos habitantes de la amenazada Buenos Aires, ¿qué fueron las luchas entre Mao-Tse-Tung y Chiang-Kai-Shek, los combates entre los franceses y comunistas en la Indochina, o las mismas grandes batallas de la segunda gran guerra? ¿No fueron acaso simples noticias que se seguían en el diario como folletines? Para los hombres de Europa, ¿qué son las revoluciones, las luchas civiles de los pueblos de América, sino asuntos pintorescos, llenos de color local? ¿Qué europeo comprende toda la tragedia que cada uno de esos movimientos significa? Si piensas en todo eso, Bob, comprenderás que lo que piensa hacer el "Gerente" es, desgraciadamente, solo algo más dentro de lo humano, apenas algo más de lo que uno quisiera creer...

H. G. Oesterheld
Buenos Aires no contesta

jueves, noviembre 17, 2005

VIGGO MORTENSEN, COMIQUERO

Todavía no vi Una Historia Violenta (¿quizás porque la estrenan hoy?), pero acabo de escuchar a Viggo Mortensen hablando con Rolando Hanglin en Radio Continental (una grabación, vuelta a emitir por el programa Recuadro) y el tipo es tan simpático que dan ganas de ir a verlo actuar.
Contó como perdió comics en sus mudanzas e incluso cómo descubrió que podía leer nada menos que con un comic book en español de Linterna Verde. Dijo que hasta ese momento recordaba algunas palabras de tanto verlas y sabía unir mas o menos las sílabas, pero que con ese comic fue como darse cuenta de que uno puede nadar o sostenerse sobre la bicicleta. Tardó unas dos horas en leer todo, pero quedó con ganas de seguir leyendo, de saber que otras aventuras correría Linterna Verde.

Mortensen contó también que tiene una pequeña editorial, que se dedica a joyitas difíciles de ser publicadas en Estados Unidos. Y cuanto le molesta la manera en que la historia es contada por Hollywood, siempre en detrimento de los españoles. Ya saben: los piratas son simpáticos si son ingleses, y los españoles son malos si se enfrentan a Francis Drake. La Inquisición siempre es española y brutal, aunque los ingleses hayan quemado muchísimas más brujas en juicios que eran una burla. Jamás en una película yankee se verá que (como sucedía) un acusador es desestimado por los inquisidores y un acusado sale libre de culpa y cargo.

Una Historia Violenta está basada en la novela gráfica escrita por John Wagner y dibujada por Vince Locke. DC comics acaba de lanzar una nueva edición, dentro de su sello Vertigo.

Viggo, vení a casa cuando quieras a comer asado. Sos un amigo, che.


Post Scriptum: Me avisan desde la radio que el reportaje data del Martes 15-11-2005 y que "si todo funciona como debiera" se puede oír el programa completo en Real Audio.

MIENTRAS TANTO...

Sigo leyendo Peligro en la Antártida, una novela de Bull Rockett escrita por H. G. Oesterheld, nunca recuerdo si antes o después de las historietas aparecidas en Misterix. Bull y Bob Gordon están en la Antártida, entre los hielos del Mar de Ross enfrentandose a espías internacionales y en pos de secretos atómicos que habían ocultado los nazis.

Pic no es de la partida. El mecánico se quedó en el cuartel general junto a Mamá Picmy, pero estoy seguro de que se las arregló para meterse en alguna aventura. Es que no hay salida, la vida de esa gente es así. Pic es malhumorado y creo que bastante misógino, así que no me sorprendería que le tocara defender a alguna dama indefensa que podrá o no tratar de traicionarlo, que actuará por codicia o porque no tiene salida. Quizás un hijo al que tiene que alimentar o un padre científico capturado por malhechores.

Así funciona el universo aventurero. Por eso Peter Laird en sus últimos guiones para TMNT es capaz de hacerles tomar distintos rumbos a sus personajes. Porque los héroes no pueden ni siquiera tomar vacaciones. Algo o alguien propiciado por los dioses de la narración se pondrá en su camino, aunque sea su propio origen, como contabamos hace poco en relación a la historia protagonizada en solitario por April O'Neal.

La vida del aventurero es un jardín de senderos que se bifurcan, y cada una de esas bifurcaciones resulta ser siempre un spin-off.

miércoles, noviembre 16, 2005


VIAJE MENTAL*

En el pasaje La Porteña del barrio de Flores hay un imponente edificio estilo Tudor llamado "Palacio de las Flores". Claro que yo no lo conocía por ese nombre cuando llegaba hasta ahí cada mañana, tras tomar el rápido de las 6 en Paso del Rey. Para mí era sencillamente "el Fader". Y a veces Inzepoket.

No voy a describir como era cada mañana o tarde en esa casa enorme donde pintabamos con témpera, calcábamos láminas de dibujo técnico contra las ventanas o nos manifestábamos contrarios a la naturaleza muerta y al lápiz número 2. Solamente recordaba que algunas mañanas, poco antes de la clase de "publicidad" (o como se llamara la materia) yo disfrutaba de un nuevo fascículo de la Historia de los Comics que publicaba Toutain. Leerlo en el Fader era un contento, porque mis compañeros solían tener el mismo entusiasmo que yo hacia la historieta y si bien podían rebelarse y romper todo como cualquier alumno de secundaria, miraban los dibujos con respeto y clamaban porque sacara los ganchitos centrales para ver el poster.

¿Por qué viajo mentalmente (como Zippy) al Fader? Porque anoche descubrí gracias a un blog (que ya buscaré para mencionar) el blog llamado Barnacle Press, que reproduce viejas tiras de historieta. Algunas más antiguas que otras, pero casi todas dentro del campo de mi ignorancia. Incluso hay algunas cuyas pocas páginas en aquellos fascículos las convirtieron en mis favoritas, como por ejemplo On the Stage o Johnny Hazard. Las primeras tiras de Terry y los Piratas me las conozco de memoria, pero nunca antes había leído Minute Movies ni Phil Hardy.

Pero se que Skippy se publicaba en La Nación porque del libro sobre la historia de ese diario yo me devoré la parte donde se hablaba de las primeras historietas publicadas en un diario argentino. Con Little Orphan Annie me cebé a traves de viejos ejemplares de Comic Revue que conseguí en oferta.

Creo que captan la idea, ¿no? Bueno que alguno me la explique, porque yo no. Solamente se que el pasado se recupera a través de cualquier vía. Quizás es Albert el lagarto mencionando unos comics de Foxy Grandpa, quizas es descubrir que el Tarzán que uno leía en Billiken era el de Russ Manning. El presente no existe. Solo existe el río del pasado y el mar incógnito del futuro.

"Y tras decir esa última pavada, un yunque cayó sobre su cabeza."

martes, noviembre 15, 2005

(LEYENDO)

Francamente no sentía mucho entusiasmo por conocer el remoto continente de los hielos eternos, el helado escenario de las hazañas de Shackleton, del capitán Scott, de Amundsen, del Almirante Byrd... No porque no me apasionara la perspectiva de conocerlo, sino porque enfría la pasión turística de cualquiera saber que además del peligro de los hielos, del frío y de las privaciones, lo acechan a uno otros hombres empeñados en llevarse lo que uno va a buscar.
Tuve la necesidad de protestar.
--¿Por qué nos tocarán siempre a nosotros estos paseos?
--Porque nadie como nosotros reúne los conocimientos técnicos y la capacidad de acción que estas empresas requieren -repuso Bull, como recitando de memoria-. ¿Todavía no te aprendiste el razonamiento con que siempre nos despachan al infierno?

Héctor Germán Oesterheld
"Bull Rockett: Peligro en la Antártida"

domingo, noviembre 13, 2005


EL CIELO Y MI CABEZA

Buenos Aires se parece a ese episodio de Gastón en el que la temperatura comenzaba a subir en la redacción de Spirou. Los redactores andaban semidesnudos, envueltos en hojas de dibujo y notaban que algunos muebles de plástico habían comenzado a derretirse. No recuerdo por qué era que Gastón se había hecho cargo de la caldera... ¿Era para hacer una pizza gigante? Evidentemente necesito el flamente tomo integral GASTON 1 : 1957-1958 con todas las apariciones de Gastón en el Journal Spirou.
Por supuesto voy a necesitar muchos tomos más hasta llegar a la página que digo.

Leo la programación de Angouleme 2006 y espero que me dejen algún pedacito de Francia. El egoísta en mí que mira el Tele-journal en TV5, se la pasa repitiendo "las comiquerías noo... las comiquerías nooo...!!" mientras cientos de autos se queman en París, y el gobierno saca a la calle la versión gala de nuestra Guardia Urbana, pero con un touch de Darth Vader. Tres chic!

Hablando de galos, volví a leer uno de mis álbumes favoritos de Astérix: Astérix y los Normandos. Pensar que antes de hacerme vegetariano y por culpa de esta historieta comía todo tipo de carne con un poco de mermelada. Los normandos se hubiesen reído de mí, por Thor, porque parece que en el original, todas las comidas las hacen à la crème. Pero ya ven como siempre he sido una víctima de las malas lecturas

Otras manías provocadas por este álbum es decir que "hay mucho marmoleo en el ejército" cada vez que alguien se refiere a documentos por triplicado y creer que una novatada ideal es pedirle a alguien que busque "la llave del campo de tiro de la catapulta".

Creo que ya lo comenté alguna otra vez, pero Astérix y los Normandos fue el primer álbum que descubrí después haber disfrutado las ediciones argentinas de Editorial Abril y fue una hermosa transición, porque el último que había leído era El Combate de los Jefes.
O sea, había apenas otro título en el medio (Astérix en Bretaña) que leí un poco después y podía notar esa evolución del dibujo y de los personajes que se cristalizan en El Escudo Arverno.

Para mí, volver a ver a Vercingetorix arrojar sus armas a los pies del César, y la resolución de la trama hizo que siempre viera la cronología de álbumes dividida en dos partes: una que va de Astérix el Galo a Astérix Legionario y otra que comienza en El Escudo Arverno y llega hasta Astérix en Bélgica. Supongo que a la primera parte se le podría agregar el recopilatorio Astérix y lo nunca visto (horrible traducción de Astérix et la rentrée gauloise).

Claro, hay una tercera colección de la que ya renegamos bastante: los solos de Uderzo, entre los cuales se encuentra nada menos que (glup) Le ciel lui tombe sur la tête, un ataque xenófobo al cómic japonés representado por enemigos amarillos (!!!) y aliados seudo-norteamericanos. "El horror, el horror... "

Si, si, ahora parece que el cielo estuviera por desplomarse sobre Buenos Aires. Pero dejemos acá los comentarios meteorológicos: esto ya parece un discurso del alcalde de Champignac.
Me voy a comer un churrasquito con mermelada.

viernes, noviembre 11, 2005


COOL DA COL

César Da Col se decidió y comenzó un blog, ayer, justo para el día del dibujante. Fecha ideal, ya que él mismo es un dibujante, además de ser uno de los consejeros del Museo de la Caricatura Severo Vaccaro, de redactar informes para la revista digital Imaginaria y fundador del movimiento revolucionario (que aún espera su pitufesca Toma de la Bastilla, pero en eso están) Banda Dibujada.
César es además uno de esos tipos buenos como el pan que a los que somos gente normal pero con alma de supervillano nos hace mirar para atrás a ver si nos persigue la cana.
Antes se decía "enhorabuena", "bienvenido a la familia" y cosas por el estilo. El saludo que se impone en estos tiempos es "te tengo en mis favoritos".
The Fool on the Col, juego de palabras que evoca el amor de Da Col por los Beatles y la carta 0 del Tarot, ya está entre mis favoritos.

A César lo veo seguro en el homenaje a Lúpin que también organiza el Museo Severo Vaccaro. Justamente anoche tuve un sueño rarísimo con personajes del Superagente 86 en el que en algun momento aparecía viejo merchandising de Lúpin y y otros personajes de la revista. Algo que no se si habrá existido alguna vez más allá de las famosas remeras. Eran unos muñecos como los que se hicieron alguna vez de Mafalda o de los personajes de García Ferré. ¿Habrán existido alguna vez? Tengo que ir a visitar a Guerrero y a Sidoli en las oficinas de esa revistuch... eh... revista.

jueves, noviembre 10, 2005


DIA DEL DIBUJANTE

Nunca estuve muy seguro de por qué el día de la Tradición era también el día del Dibujante. Siempre pensé que era porque mi amigo Luis Del Castillo dibujante de algunos de mis humildes guiones cumple años en esta fecha. Capaz que no.

Como sea, se me ocurrió que esta foto es un lindo homenaje. Son Sidoli y Guerrero posando junto a la primera devolución de la revista Lúpin, en el año '66. Me gustaría saber si eran muchas revistas las que no se vendieron. Si lo alegre de la foto es victoriosa o como imagino es el sabor de la aventura que recién empezaba lo que los animaba.

Espero enterarme más el 2 de diciembre en el homenaje a la revista que organiza el Museo de la Caricatura.

A los que dibujan, feliz día. A los que escriben guiones... tengan paciencia y cariño.

ROCKETT SCIENCE

Soñé con Bull Rockett. Bueno, no exactamente. En el sueño, la gente se arrojaba de las ventanas de los edificios al tiempo que lanzaba dramáticos alaridos. Algo así como...

AAAAAAHHHHHHHH...!!!!

Yo caminaba por una calle que era la calle Corrientes pero no era la calle Corrientes. En realidad había tomas de agua. Quizás es una premonición, y en este mismo momento las criaturas del Barón Haussmann nos regalan con algo parecido. Pero en fin, decía que en las anchas veredas de esa calle tambien había gente que gritaba desesperada, se mesaba los cabellos y rasgaba sus vestiduras (es decir, se arrancaban las remeras o hacían saltar los botones de la camisa).

¿Qué tenían en común tanto los autodefenestrados como los viandantes aparte del lloro y el crujir de dientes? Un ejemplar de Bull Rockett.

Vos sabés quien es Bull Rockett, no? El personaje escrito por Héctor Oesterheld en historietas y en novelas dibujado por Paul Campani y Solano López y que tiene mucho de Doc Savage, eso de ser experto en casi todo y en tener dos compañeros muy diferentes y que pese a ser buenos amigos no se soportan: Pic y Bob Gordon.

En el sueño yo tomaba uno de estos libros de entre las manos de alguien que agonizaba... era un tomo de ciento y pico de páginas, o más, porque el lomo era bastante grueso. Estaba abierto al medio y se notaba que no era una novela, sino una historieta. Antes de morir, el hombre emitió un desgarrador y gutural sollozo: "Es... manga!!!... es manga...!!!"

En efecto. El estilo era mangá. Se notaba en una escena en la que Pic y Bob se miraban con odio, con planos cortos de sus ojos, que se alternaban con otro de la mano transpirada del mecánico empuñando una Stillson y de un escorpión trepando la rueda del jeep.

También se notaba en los movimientos de Bull peleando con un beduíno en pleno desierto. Y en el formato. Más chico que el "digest", casi del tamaño de una novela de bolsillo. Lo que los yanquis llaman (con asombro) el "formato manga".

Mientras el muerto era transportado en una litera por unos morochos africanos que lo lloraban, yo entré a un bar y pedí un petit ricard (era un sueño, claro). En una mesa cercana Tor Johnson tenía no solo un libro parecido al que yo había heredado, sino otros que supuse tenían algo en común: se trataba de las novelas gráficas del Zorro, publicadas recientemente por Papercutz junto a otras de la misma editorial, protagonizadas por Nancy Drew y los Hardy Boys, tambien personajes que provienen del pulp y como el Zorro están dibujadas en un dibujo cercano al manga.

Tor leía complacido y cuando vio que lo observaba me señaló otro tomo que estaba un poco oculto. Era algo de Moonstone Comics. El dibujo no era manga, pero era una historia completa con un personaje relacionado con el pulp o la radio, ahora no estoy seguro. Creo que empecé a mirar para todos lados en busca de Vampira.

Ese fue el sueño. Supongo que para algunos será una pesadilla. A mí en esos tomitos de acción, protagonizados por un héroe científico y que parecían ideales para leer en un viaje tanto como para guardar en la biblioteca me parecía ver una chispa de algo posible. Y como todo lo posible parecía una locura.



Homenaje 2005 del Museo de la Caricatura Severo Vaccaro:

HOMENAJE A LA REVISTA LUPIN
Héctor Sídoli / Guillermo Guerrero.

Fecha: Viernes 2 de Diciembre Hora: 19.30 hs
Lugar: Auditorio Universidad de Palermo / Mario Bravo 1050 / Cap. Fed.
ENTRADA GRATIS

Confirmar asistencia escribiendo a prensamuseocaricatura@yahoo.com

Colaboran:Universidad de Palermo, Facultad de Diseño y Comunicación(http://www.palermo.edu.ar)

Museo Itinerante de Humoristas Gráficos e Ilustradores en Argentina(http://www.guasa.ya.com/museodehumor)

Museo del Dibujo Oscar Blotta(25 de Mayo, Prov. de Bs As)

El Retroscopio(http://www.retroscopio.com.ar)

Banda Dibujada, Movimiento por la Historieta Infantil(http://www.bandadibujada.8k.com)

Comisión Organizadora MUSEO DE LA CARICATURA SEVERO VACCARO
Lima 1037 - Buenos Aires - Argentina
Pagina Oficial: http://severovaccaro.sitio.net
Teléfonos: 4304-6497 / 4276-4802

miércoles, noviembre 09, 2005


JACK CROSS ON THE ROCKS

¿Qué pasa por la cabeza de un tipo que desde chico está metido en el mundo del espionaje? Padres que trabajan para un gobierno que se desentiende de ellos si llegan a ser atrapados (suele suceder, no es un invento de Misión Imposible). Jack Cross, el personaje de Warren Ellis, organiza una marcha contra la guerra, desprecia el sucio trabajo de la Oficina de Seguridad Interior de los Estados Unidos por dedicarse a investigar las monografías de los alumnos secundarios por si alguno habla mal del país y mira con odio como los prisioneros de Guantánamo marchan encadenados y con bolsas en la cabeza.

Pero al mismo tiempo acepta laburos para el gobierno que desprecia. Una forma de bancar su lucha izquierdista. El trabajo incluye tortura, asesinato y ataques de parte de otros agentes de inteligencia que lo conocen bien. Parece que una vez su madre se emborrachó y quiso matar a Ronald Reagan. En parte por eso se cambió el nombre a Jack Cross y en parte por una razón mucho más estremecedora.

No se si me gusta mucho el dibujo de Gary Erskine. Creo que a veces funciona y a veces no. Y no funciona en el tipo de escena que le sale tambien a J.H. Williams III en Desolation Jones (otra serie nueva escrita por Ellis, que sospecho se clona a si mismo cada vez que se toma una Red Bull): son esos efectos especiales que en Jack Cross aparecen como detalles vistos por rayos X, mostrando huesos y cráneos rotos o balas atravesando el cañon de un arma. Sonaba bien descrito por Ellis, pero creo que Erskine funciona mejor en escenas de violencia menos sutiles.

Imagino que es una manera de demostrar que los huesos son frágiles y que hay un tira y afloja entre la idealización de la paz y la violencia con la que se la intenta conseguir.

Uno lee los tres números de Jack Cross y termina asqueado de la hipocresía del gobierno de Bush, de la complicidad de los Estados Unidos en los crímenes que adjudican a Saddam Hussein y de la mentalidad paranoica que se nos contagia cada vez mas. Pero cuando ya estamos listos a hacer patria y robar unos alfajores Havanna, vemos la publicidad del Ejército yanqui en la contraportada.

Qué vas a hacer, hay que reírse. Ni todo el estado mayor de los Estados Unidos puede con Warren Ellis.

jueves, noviembre 03, 2005


LA PRIMA COSA BELLA

Hará una semana atrás, no lograba encontrar a mi gata. No se lleva bien con el gato y generalmente se va o se esconde cuando le molesta. Así que busqué en mi biblioteca (una habitación que tiene unas cinco estanterias con libros y comics) y la busqué también en uno de mis dos roperos, pero evidentemente no me fijé demasiado bien.
¿Por qué? Porque a la mañana descubrí con horror unas páginas rasgadas que asomaban de una caja. Eran coloridos e inconfundibles pedazos de Marc Lebout, su vecino, incluso el Ford T.
La figuras de Gastón Lagaffe y de Fantasio se enrulaban como guirnaldas navideñas.

En su histeria (si es que las categorías freudianas se aplican a los felinos) mi querida gata se la había agarrado con la caja que contiene mi incompleta colección de Spirou-Ardilla... ahora más incompleta todavía.

Por suerte (es un decir) solamente se había ensañado con el número 1, aquél que traía Quena y el Sacramus y que denotaba bastante inseguridad en el rumbo que la publicación debería tomar (creo que siempre fue asi, porque tenían demasiado material para seleccionar).

¿Qué hice? Me volví a la cama. Y lloré. Y lloré. Y lloré.

No tenía idea de que algo así me podría llegar a deprimir tanto. Esa semana, gracias a Telefónica, que tan buenos servicios presta (ES IRONÍAAAA!!!) tuve que ir a un ciber para poder enviar mis trabajos y vía chat le conté esta desgracia a Kwaichang Kráneo, dibujante de "Memo Random" la historieta con guión de Diego Agrimbau que sale en el diario Perfil.

Le decía a Kráneo, que lo que más me dolía era que por más que consiguiese un ejemplar impecable de ese primer número, nunca iba a ser esa revista que me trajo mi vieja cuando se la pedí y de cuya aparición me había enterado gracias a una publicidad animada en la que aparecían los que cualquier lector de Billiken podía reconocer como Dany y Pompón (o Bocha y Bicho los más vetustos) y que resultaron ser Bill y Bolita (Boule et Bill... extrañamente en la versión original Bill es el perro).

Y me preguntaba a mi mismo... (mientras K. laburaba o le contaba sus cuitas a su psicólogo, el sufrido dr. Chomsky, no se) ... si valía la pena seguir la tradición artística que llora por la obra original, por la Mona Lisa robada, por el Discóbolo animado para robar bancos, por El Grito de Munch incinerado. El Buddha debe estar riendose de un tipo que llora por una muestra de arte que pertenece a la era de la reproductibilidad técnica.

No llorés más, Fabio. Tenés que creer que habrá más comics... habrá ediciones argentinas de Spirou, que engendrarán álbumes y libros de bolsillo y los chicos comprarán merchandising del Marsupilami. No pierdas la fe...

Eso es lo que trato de responderme. Mientras, ya puse la caja más arriba y cerré bien la caja donde están las Strong.