vida comiquera by Fabio Blanco

jueves, noviembre 10, 2005

ROCKETT SCIENCE

Soñé con Bull Rockett. Bueno, no exactamente. En el sueño, la gente se arrojaba de las ventanas de los edificios al tiempo que lanzaba dramáticos alaridos. Algo así como...

AAAAAAHHHHHHHH...!!!!

Yo caminaba por una calle que era la calle Corrientes pero no era la calle Corrientes. En realidad había tomas de agua. Quizás es una premonición, y en este mismo momento las criaturas del Barón Haussmann nos regalan con algo parecido. Pero en fin, decía que en las anchas veredas de esa calle tambien había gente que gritaba desesperada, se mesaba los cabellos y rasgaba sus vestiduras (es decir, se arrancaban las remeras o hacían saltar los botones de la camisa).

¿Qué tenían en común tanto los autodefenestrados como los viandantes aparte del lloro y el crujir de dientes? Un ejemplar de Bull Rockett.

Vos sabés quien es Bull Rockett, no? El personaje escrito por Héctor Oesterheld en historietas y en novelas dibujado por Paul Campani y Solano López y que tiene mucho de Doc Savage, eso de ser experto en casi todo y en tener dos compañeros muy diferentes y que pese a ser buenos amigos no se soportan: Pic y Bob Gordon.

En el sueño yo tomaba uno de estos libros de entre las manos de alguien que agonizaba... era un tomo de ciento y pico de páginas, o más, porque el lomo era bastante grueso. Estaba abierto al medio y se notaba que no era una novela, sino una historieta. Antes de morir, el hombre emitió un desgarrador y gutural sollozo: "Es... manga!!!... es manga...!!!"

En efecto. El estilo era mangá. Se notaba en una escena en la que Pic y Bob se miraban con odio, con planos cortos de sus ojos, que se alternaban con otro de la mano transpirada del mecánico empuñando una Stillson y de un escorpión trepando la rueda del jeep.

También se notaba en los movimientos de Bull peleando con un beduíno en pleno desierto. Y en el formato. Más chico que el "digest", casi del tamaño de una novela de bolsillo. Lo que los yanquis llaman (con asombro) el "formato manga".

Mientras el muerto era transportado en una litera por unos morochos africanos que lo lloraban, yo entré a un bar y pedí un petit ricard (era un sueño, claro). En una mesa cercana Tor Johnson tenía no solo un libro parecido al que yo había heredado, sino otros que supuse tenían algo en común: se trataba de las novelas gráficas del Zorro, publicadas recientemente por Papercutz junto a otras de la misma editorial, protagonizadas por Nancy Drew y los Hardy Boys, tambien personajes que provienen del pulp y como el Zorro están dibujadas en un dibujo cercano al manga.

Tor leía complacido y cuando vio que lo observaba me señaló otro tomo que estaba un poco oculto. Era algo de Moonstone Comics. El dibujo no era manga, pero era una historia completa con un personaje relacionado con el pulp o la radio, ahora no estoy seguro. Creo que empecé a mirar para todos lados en busca de Vampira.

Ese fue el sueño. Supongo que para algunos será una pesadilla. A mí en esos tomitos de acción, protagonizados por un héroe científico y que parecían ideales para leer en un viaje tanto como para guardar en la biblioteca me parecía ver una chispa de algo posible. Y como todo lo posible parecía una locura.