vida comiquera by Fabio Blanco

miércoles, noviembre 16, 2005


VIAJE MENTAL*

En el pasaje La Porteña del barrio de Flores hay un imponente edificio estilo Tudor llamado "Palacio de las Flores". Claro que yo no lo conocía por ese nombre cuando llegaba hasta ahí cada mañana, tras tomar el rápido de las 6 en Paso del Rey. Para mí era sencillamente "el Fader". Y a veces Inzepoket.

No voy a describir como era cada mañana o tarde en esa casa enorme donde pintabamos con témpera, calcábamos láminas de dibujo técnico contra las ventanas o nos manifestábamos contrarios a la naturaleza muerta y al lápiz número 2. Solamente recordaba que algunas mañanas, poco antes de la clase de "publicidad" (o como se llamara la materia) yo disfrutaba de un nuevo fascículo de la Historia de los Comics que publicaba Toutain. Leerlo en el Fader era un contento, porque mis compañeros solían tener el mismo entusiasmo que yo hacia la historieta y si bien podían rebelarse y romper todo como cualquier alumno de secundaria, miraban los dibujos con respeto y clamaban porque sacara los ganchitos centrales para ver el poster.

¿Por qué viajo mentalmente (como Zippy) al Fader? Porque anoche descubrí gracias a un blog (que ya buscaré para mencionar) el blog llamado Barnacle Press, que reproduce viejas tiras de historieta. Algunas más antiguas que otras, pero casi todas dentro del campo de mi ignorancia. Incluso hay algunas cuyas pocas páginas en aquellos fascículos las convirtieron en mis favoritas, como por ejemplo On the Stage o Johnny Hazard. Las primeras tiras de Terry y los Piratas me las conozco de memoria, pero nunca antes había leído Minute Movies ni Phil Hardy.

Pero se que Skippy se publicaba en La Nación porque del libro sobre la historia de ese diario yo me devoré la parte donde se hablaba de las primeras historietas publicadas en un diario argentino. Con Little Orphan Annie me cebé a traves de viejos ejemplares de Comic Revue que conseguí en oferta.

Creo que captan la idea, ¿no? Bueno que alguno me la explique, porque yo no. Solamente se que el pasado se recupera a través de cualquier vía. Quizás es Albert el lagarto mencionando unos comics de Foxy Grandpa, quizas es descubrir que el Tarzán que uno leía en Billiken era el de Russ Manning. El presente no existe. Solo existe el río del pasado y el mar incógnito del futuro.

"Y tras decir esa última pavada, un yunque cayó sobre su cabeza."