vida comiquera by Fabio Blanco

viernes, enero 20, 2006


PENÚLTIMA FRONTERA

Maldito seas, Warren Ellis, maldito seas. Vos sabés que tengo un problema con el espacio exterior. Que soy uno de tantos que pensaba que la Luna iba a estar habitada por estas fechas, y que ya estaríamos pisando Marte. No digo nada de las estaciones espaciales, porque si bien no son lo que esperabamos, con free-shop y todo, ahí están, ahí vienen... cuidado!

Pero bueno, leí Orbiter, maldito Love Swami (asi se hace llamar Ellis esta semana) y entiendo por qué a alguna gente no le gustó nada y entiendo por qué a mí me parece genial. Es cierto, son 100 páginas en las que se construye un clímax y el tema es uno, así que cuando llegás a la última página no podés decir "¿acá termina?" porque vos si te enganchaste sabías que de ese final se trataba todo.

Básicamente es el misterio acerca de un transbordador que vuelve a la tierra con uno solo de sus ocupantes, después diez años, cuando ya no existe un programa espacial. El piloto está bastante loco y el transbordador está cubierto por algo orgánico. La historieta es la resolución de ese misterio a cargo de gente que hace demasiado tiempo que no trabaja para la NASA, y lo que se nota todo el tiempo es el entusiasmo que tienen, el fanatismo, el sueño de poder ir más allá.

Hay un personaje que condensa todo eso en su sola persona. Sin afeitar, más joven que el resto, con una remera que dice "Si, aunque no lo creas soy un ingeniero espacial", el tipo está todo el tiempo haciendo listas de lo que hay que hacer, pero vos ves como los demás responden al trabajo que les plantea. Es maravilloso reconocer en ese entusiasmo el mismo que animaba a los pibes de hace un par de generaciones (no se calcular generaciones) cuando veían dibujos de la cápsulas Apolo y Géminis en las etiquetas de chocolatín Mikybar.

Y otra cosa fascinante es ver científicos trabajando y planteando teorías increíbles y obligandose a pensar las consecuencia lógica de cada planteo. Ellis y Colleen Doran manejan una cantidad increíble de información técnica. Quizás eso haya espantado a más de uno y quizás también haya inspirado a alguno más.

A mí... bueno, yo se lo que me hace engancharme con esas cosas. Me la pasé buscando programas que hablaran del espacio y encontré uno en Discovery donde imaginan con mucha producción un viaje con astronautas a través de todo el sistema solar. Estoy por zambullirme de nuevo en Ministry of Space, otra historieta escrita por Ellis que imagina a los británicos ganandole de mano a los norteamericanos y desarrollando un programa espacial.

(Cuando los yankees los molesten, diciendo que a la Argentina llegaban nazis refugiados después de la Segunda Guerra Mundial, contesten que por lo menos nosotros no les dabamos laburo en la Nasa... )

Y supongo que rebuscaré en otras historietas con temas lunares y espaciales. Tengo un toco de historietas europeas por descubrir. Por ejemplo, Franka. Tengo dos álbumes que según reza la tapa fueron traducidos del holandés al francés y que creo que nunca se publicó en castellano. Comparte con Natacha y Rubine el ser historias de acción protagonizadas por una chica hermosa y con polenta. En una de las escenas que estuve pispeando, Franka persigue a una misteriosa enmascarada por los techos. Parece que no hay nadie en la terraza, pero en el siguiente cuadro el cartel de neón, intermitente, se enciende, y la enmascarada se le lanza encima.

Mucho por leer, mucho por hacer. Sigan mirando al cielo.
_______

La ilustración es Lunar base mining un óleo de Robert MacCall

1 Comments:

Blogger F ! X said...

y que hace Juan Salvo en la tapa de ORBITER???

12:59 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home