vida comiquera by Fabio Blanco

lunes, febrero 20, 2006

ISIDORO CAÑONES (II)

El Jardín de Isidoros que se bifurcan

--Así es, chei. A diferencia de Newton y Schopenhauer, este Dante Quinterno no créia en un tiempo uniforme y absoluto. Pa’ él había infinitas series de tiempos, en una red creciente y vertiginosa de tiempos divergentes, convergentes y paralelos. Una sola trama de tiempos que se aproximan, se bifurcan, o que ¡ah, sotreta! …secularmente se ignoran, abarca todas las posibilidades, po.
--A ver, dame un ejemplo, indio.
-- Es tuito muy senciyo, padrino. En la mayoría de los tiempos no existimos. En algunos existís vos pero no existo yo.
--Vos decís si por ejemplo yo viviera bajo el techo de mi tío Urbano Cañones y nunca te hubiera conocido cuando me arruinaste el negocio con el gitano Juaniyo.
--Canejo que tenís memoria, chei. En otro de esos tiempos inventados por el Dante Quinterno, nos pudimos haber conocido de chicos, y hubiéramos vivido juntos en la Patagonia, con la Chacha y Ñancul. Una güelta más a ese pensamiento y podríamos haber vivido también con Upa, en lugar de encontrarlo al gurí años dispués, perdido en la cueva donde lo abandonó Tata.
--Je, je, dejate de embromar, che. Con la suerte que tengo, si no te conocía te heredaba. Y hablando de suerte, pasame unos mangos que tengo un pálpito en Palermo que seguro no me falla…
--¡Vos no cambiás mas, padrino!.

De una episodio inédito de Andanzas de Patoruzú, por Jorge Luis Borges.


ISIDORO CAÑONES (I)

Hace un tiempo surgió la noticia de que Isidoro Cañones, el personaje de Dante Quinterno se convertiría en una serie animada para Cartoon Network. Esto se confirmó por medio de comunicados de prensa, lo aseguraron personalmente quienes escribieron esos comunicados e incluso lo escuché yo de boca de un dibujante que estaba trabajando en el proyecto. Para la revista RSVP comencé a escribir una cosa muy loca que afortunadamente no se publicó (a toda velocidad escribí otra nota más informativa y coherente, que sí se publicó y que me gusta mucho más). Sin embargo me gustaría compartir un par de fragmentos de ese delirio. Acá va el primero:

El Padre de la Criatura

--Papá… ¿vos lo conocés a Isidoro?
--¿Cómo no voy a conocer a Isidoro? ¿Quién puede no conocer a Isidoro Cañones, hijo mío?
--Yo, papá. Es un personaje nuevo de Cartoon Network.
--Estás equivocado, hijo. El personaje de Isidoro Cañones es una creación de Dante Quinterno (1909 – 2003), excelente historietista, discípulo de maestros tan notables como Diógenes Taborda y Arturo Lanteri. Quinterno no solamente creó personajes tan populares como Don Fierro, Patoruzú, Isidoro y Úpa. Aunque era bastante conservador en sus opiniones, era por otro lado de avanzada, porque fundó un syndicate a la usanza estadounidense, para distribuir su propio material; produjo el primer dibujo animado argentino en Technicolor; lanzó dos revistas fundamentales para la historia del humor y la historieta como fueron Patoruzú y Patoruzito.
--Ah, sí Patoruzito!! Yo se…
--Sí, hijo, yo se que sabés que fueron un semillero de creatividad en donde brillaron Eduardo Ferro, Mariano Juliá, Tulio Lovato, Mirco Repetto y el mismísimo Guillermo Divito. Pero la influencia de Quinterno va mucho más allá: en 1931 llegó a su estudio un joven holandés llamado Marten Toonder, que quedó tan impresionado por lo que vio allí que volvió a su país con la intención de convertirse en un artista. Hoy Marten Toonder es conocido como “el padre de los comics holandeses” y le han erigido un monumento en la ciudad de Rotterdam.
Dime si no es emocionante, hijo. ¿Hijo?...

miércoles, febrero 15, 2006


MAGIA Y COMICS

Durante algunos meses escribí algunos artículos tratando de relacionar magia y comics en las páginas de la revista Pentarte una joven publicación sobre temas esotéricos más o menos centrada en las mancias.
Ahora, leyendo sobre una charla de Grant Morrison con sus fans en la página Comic Book Resources me vuelvo a encontrar con las anécdotas acerca de como mientras escribía Los Invisibles el comic empezó a escribirlo a él y terminó en un hospital aquejado por lo mismo que le había destinado a uno de sus personajes. Así que pensó que si podía casi matarse a si mismo con esa especie de vudú comiquero, por qué no transformar al personaje y a sí mismo, en una especie de James Bond.

Y luego dice algo que me hubiera gustado decir tan bien en todos esos artículos que escribí (quizás los cuelgue en The Vault ), una muy clara definición de la magia:

"El lenguaje es mágico. La gente habla acerca de magia como si fuese algo que solo alguna gente puede hacer. La raza humana es una raza (sic) de cosas que hacen magia. La única razón de que nosotros pensemos que no existe la magia en el mundo es porque hay demasiado de ella. Es que ya no la vemos. Podemos usar Google para mirar nuestra casa desde el espacio. Eso es magia!"

No, no es la traducción más fidedigna, pero es lo que puedo hacer a esta hora. Son casi las 12 del mediodía y de la casa del vecino viene un terrible aroma a batatas asadas.
Hasta luego...

viernes, febrero 10, 2006


SLAM DONKEY

Oh, no! Pensaba que tenía escrito la mitad de este post, pero veo que solamente está el título.

Ok, ahí vamos. En un kiosco de Once encontré en un cajón con libros usados una biografía de Gore Vidal. Bien, impecable, 5 pesos. Así que se me ocurrió revisar una caja donde había libritos de cowboy españoles y algunas novelas de las colecciones Cobalto y Pandora (si sos dibujante y te interesa la ilustración pulp, fijate lo que hacía Tauler en las tapas de la colección Cobalto... además tiene títulos de Frédéric Dard, macho, épatant!). Había un tomito de 200 páginas de Slam-Dunk obviamente la edición de Ivrea. Precio de tapa 8,50, pero este estaba usado.

Vieran la cara de felicidad del tipo del kiosco cuando vio la mía de asombro. Porque el librito me salió apenas un peso.

Yo de basquet no sé nada. No se casi nada de ningún deporte, me aburro y me olvido de las reglas cuando juego al póker o al truco. El tomo que compré (#14) es uno de esos partidos que tardan varios libros, viene del anterior y por lo que entendí termina en el 15. Pero eso no fue problema.

El problema era que yo ni siquiera trataba de distinguir entre los personajes de un equipo y otro, asi que cada ¿doble?¿triple? que metían no me significaba nada... después de a poco, gracias a que los japoneses te machacan las cosas una y otra vez como papi Hemingway y matizan el partido con flashbacks me fui haciendo una idea de quien era quien, al menos quien estaba en cada equipo.

--Pero Fabio, es lógico. Usted entró a una historia que iba por la mitad...
--Le agradezco la piedad, señora. Pero nadie es tan tonto como para no notar camisetas de diferente color

Creo que lo empecé a disfrutar cuando empecé a prestar atención a la manera en que el tipo (el tipo es el dibujante Takehiko Inoue, tambien autor de un manga sobre Musashi que se llama Vagabond) resolvía los problemas que siempre aparecen en las historietas de deportes, ya se trate de Slam-Dunk, Ben Bolt, o Dick el artillero ... ¿cuántas maneras diferentes hay de mostrar una pelota entrando en un arco o en un aro? Los japoneses suelen encontrar unas cuantas.

Algo que me gustó mucho es como se ilustra el cansancio de los jugadores. Las nubecitas que representan el jadeo, la constante transpiración que no se por qué, en el básquetbol parece mas asquerosa que en otros deportes. Yo no me acerco al vestuario de esos tipos ni que me paguen.

Lo que no me termina de gustar es la traducción. Está bien que la mitad de los diálogos, consisten en jugadores nombrandose entre ellos. Pero bueno, hay algo tan extraño, tan extranjero digo, que necesito una traducción neutra. ¿Por qué? Porque mi mente sabe que son japoneses que hablan en japonés y necesita cierto distanciamiento.

(Es lo que no entiendo del público español que va al cine a ver películas dobladas por españoles. ¿No es demasiado extraño pagar para escuchar a Robert DeNiro hablando como Don Morriña el almacenero? )

Cómo resuelven ese distanciamiento necesario para disfrutar lo lejano, lo exótico de la historia en las revistas de DC comics (es un ejemplo). Escribían algo como:

"Aaah, cuántos recuerdos! El palacio del príncipe Iván, las balalaikas..." entre esos corchetes que si los pongo acá el texto se vuelve invisible, pero bueno, son fallas del sistema.

¿Se entiende lo que que quiero decir? En la Justice League, eso entre corchetes la mente del lector lo imaginaba ruso. En el manga necesito imaginar que hay una distancia entre la manera en la que hablan los personajes y la manera en que yo pido un superpancho en el furgón del tren.

Me queda pendiente la mención del único blog que conozco sobre básquet y comics. A partir de ahora prometo leerlo más atentamente, aunque siga sin entender mucho por culpa de mi propia estulticia. Se trata de La Pizarra del Coach Jánchez de Brian Jánchez, un tipo valiente que no se enoja si le decís que el críquet es un deporte mucho más popular.
Y es verdad, yo leo los resultados en el Buenos Aires Herald y se los comento a mi mayordomo.

--¿No es cierto, Lane?
--Usted lo sabrá mejor que yo, señor.

jueves, febrero 09, 2006

I'MA BELIEVER

Ufa! ¿Por qué era que estaba acordándome de Claire Bretécher? No, ya se que está fuerte, siempre estuvo muy fuerte. Me acuerdo la primera vez que vi una foto, en la revista Superhumor, ilustrando una nota que decía que "la mejor psiconalista francesa" era "flor de mina". Y detrás de la nota esa fantástica historieta de la chica que escribe su diario con ridículo romanticismo, para terminar convirtiendose en toda una burguesa. Ahora me vengo a enterar que esa historia la hizo para Pilote. Si lo sabía no me acordaba.

(No, señora, no es Maitena. No. Claire Bretécher. Bre-té-cher, es francesa. No hay por qué, señora. Hasta luego, señora )

Claro, la otra foto que vi de ella (de Claire Bretécher) era de la redacción de Pilote. Ella parecía recortada entre tanta gente entre la que yo apenas podía reconocer a Uderzo y a Goscinny, más que nada por haberlos visto caricaturizados en Astérix.

Y claro, ya sé. Fue por Celulitis, esa princesa siempre alzada, a la que le iba mucho peor con los guardias de palacio que a su famosa colega rusa con los cosacos. En algún momento de la historieta, que tambien publicaron en Superhumor, aparecía Pedro el Ermitaño llamando a la Cruzada. Celulitis quiere ir con todos esos hombres hambrientos de gloria y probablemente de sexo... pero tampoco le sale muy bien, ya se sabe como son esos fanáticos religiosos en relación al sexo y a las mujeres...

Por supuesto, ese episodio acudió a mi mente leyendo la noticia de que un ministro italiano le pidió a Herr Doktor Ratzinger (alias, el Papa; alias el representante de Dios en la Tierra) que iniciara una nueva cruzada contra los musulmanes. Yo me atrevería a hacer una modesta proposición que incluso resolvería el grave problema social de los chicos de la calle. Los embarcamos en Venecia y... uh, bueno, basta. Piedras con punta no, por favor... !!!

Y por supuesto también leí (gracias a La Cárcel de Papel) acerca de las viñetas por las que los musulmanes se están (como bien dijo Lady Filstrup) rasgandose la chilaba. Realmente qué poco sentido del humor! Los suicidas que llegan al Paraíso y Mahoma les dice "paren, paren... se nos acabaron las vírgenes!"

Yo quería hacerme musulmán, porque tienen un paraíso lleno de minas. Es algo así como el cielo de El Sentido de la Vida o como ese lugar adonde despertabas cuando el Viejo de la Montaña te drogaba y te convencía de que vendieras tiempos compartidos para su organización.

Pero bueno, si no me puedo reir de un chiste así, no me convierto nada, sigo agnóstico, o mejor aún, sigo creyendo en Alan Moore. Con la religión no se jode.

martes, febrero 07, 2006



EL CHAFARDERO INDOMABLE

El usuario anónimo dijo...

Se que no tiene nada que ver con tu post y a lo mejor ya lo conocés, pero me pareció piola pasarte esto: http://ladyfilstrup.blogspot.com/
Es un blog dedicado al fabuloso mundo de Editorial Bruguera (nobleza obliga, lo levanté de Papel Continuo)

No, querido usuario anónimo. No lo conocía y me alegro de que lo hayas mencionado. Es realmente notable, y le encuentro elementos muy similares a los que uno trata de utilizar desde este modesto banquito en el medio de Hyde Park.

Por ejemplo, les sigue intrigando el origen del nombre "13, rue del Percebe" o la autoría de las historietas hechas por manos que no eran (evidentemente) las de sus creadores. Yo siempre me pregunté quien hacía algunas de Mortadelo y Filemón que no tenían ni la gracia ni el estilo de las de F. Ibáñez, algunas de las cuales tuve la desgracia de ver en (creo que) la última encarnación de un revista de Carlitos Balá. No me refiero a la apaisada, dibujada por el genial Félix Saborido, digo aquella otra de tapas amarillas y con historietas a color, que levantaba mucho material español (no me pregunten si lo pagaban, che).

Porque yo empecé comprando revistas españolas de comic cebado por los pitufos (esto fue antes de la serie de Hanna-Barbera) . La chispa de mi cebamiento infinito (sic) comenzó en Anteojito, con las historietas franco-belgas y sobre todo con la publicación de Astérix en las mismas páginas y en álbumes de Editorial Abril, ya que deparó información en varios medios y mis parientes se complacían en hacerme llegar recortes.

Tiempo después apareció la revista Spirou-Ardilla, con lo cual mi mente explotó en miles de partes, cada una de ellas atenta a pescar historietas en el mismo estilo, que provinieran de Bélgica, Francia, Holanda o donde fuera que se complacieran en utilizar ese dibujo cuidado, esos guiones sin concesiones (si me disculpan la involuntaria rima).

Spirou Ardilla ardía de fiebre pitufesca, creo que ya aparecían en la tapa del número 3 y no sabían como hacer para que uno supiera que el episodio de Johan y Pirlouit que estaban publicando era precisamente en donde hacían su debut los pitufos. En fin, como decía mas arriba, esa fiebre me llevó a encontrar pitufos en las revistas Zipi y Zape, y en Pulgarcito.

¿Y qué pasó entonces?

Pasó que me enganché con Zipi y Zape y empecé a correr como ellos con los brazos por delante, o a decir que si no me sostenían la escalera "me iba a dar el gran batacazo". Cada vez que alguien me pide que adivine lo que trajo pregunto si se trata de un "brazo de gitano" como el abuelo de los chicos. Me fasciné con el Tío Vázquez (¿por qué piensan que Virus Mental* es by Fabio Blanco?) desde la primera vez que vi a Anacleto usar discos de Luis Aguilé como arma secreta.

Estoy pensando si era en la Mortadelo Especial donde aparecían viejísimas historietas de Bruguera y donde vi primeras versiones de los personajes que conocía. Probablemente fuera en alguna otra (Super Bruguera?) . En la Mortadelo Especial estaba dedicada a algún tema en particular y solía traer una historia completa de Ric Hochet (sí, había lugar para un álbum entero proveniente de las Ediciones Lombard).

En fin, que la mencionada Lady Filstrup se complace en una búsqueda arqueológica que nos resulta grata y afín. Por ejemplo cuando nos descubre que todo un ejemplar de la revista Tío Vivo fue dedicado a la figura de Pepe Iglesias, "el Zorro" y sus personajes, que en ese momento eran un éxito en las radios españolas. Qué cosa extraña, pensar que yo siempre quise ver a Tip y Coll porque había leído historietas protagonizadas por ellos en la revista Jaimito (la de la escuela valenciana).

Ya se. Me salió un post un poco largo. Peron tenía que hacerlo, jefe... tenía que hacerloooo...!!

viernes, febrero 03, 2006

B DE BRASIL

Hace un tiempo comenté acerca de las ediciones Tonto, de Brasil, la que publica los Minitontos, unos libritos de muy buenas historietas que entran en cualquier bolsillo (con autores como Allan Sieber, el moronense Ángel Mosquito y Elenio Pico). Yo compré un par de Minitontos en Frontera, y realemente me quedé con ganas de haber comprado más.

En fin, la cosa es que por razones ajenas a mi conocimiento, me encontré buscando de nuevo en la página de Tonto (¿será que me identifico con el nombre?) y descubrí una tira muy graciosa que se llama Liga da Vesga, una historia loca, irreverente y blasfema, no apta para niños que se trauman leyendo Astroboy. Está plagada de personajes raros: un Jesús que canta reggae y tiene pinta de Doctor Doom, Lázaro resucitado, un millonario que se fue a la selva y ahora es el Gorila Sabio que protege la naturaleza, una estriptisera un luchador que trabaja para el gobierno y tiene un transmisor en la muela (cada vez que le mandan un mensaje grita porque recibe un toque eléctrico). ¿Qué me olvido? Está O Curupira, (que también es el Curupí) una tortuga con patines... que se yo, es loquísima.

Advertencia a los completistas: la historieta está incompleta. Se pueden leer el libro 1 y el libro 2, pero según dice Schiavon, el autor, por ahora está muy ocupado laburando en una animación y no tiene mucho apuro por completarla. O que ha, cara? E moleza, mesmo. Ferro na boneca, xuxu (yo aprendí portugués leyendo O cavaleiro das Trevas, qué te pasa!).

Otra advertencia, dejen que se descargue toda la tira, y cuando llegan al final busquen y cliqueen el título de la siguiente. No hagan como yo que me volví (más) loco volviendo al índice cada vez para buscar cuál seguía.

Va embora. A gente se ve. Ea!